• Dos operarios de mantenimiento de ICBM reparan un misil en un complejo militar de EE.UU., el 18 de diciembre de 2019. (Foto: US Air Force)
Publicada: martes, 20 de octubre de 2020 7:04

El Pentágono estima que necesita $95 800 millones para reemplazar los misiles Minuteman III con la nueva generación de misiles balísticos intercontinentales.

De acuerdo con un informe de The Washington Post (WP), publicado el lunes, la estimación del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) para el reemplazo de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) Minuteman III es de 10 mil millones de dólares más elevado que el costo estimado en 2016 para tal operación.

El reemplazo de los misiles es parte de un plan estadounidense de un coste total de 1,2 billones de dólares para modernizar las fuerzas nucleares del país durante las próximas décadas.

Minuteman III, diseñado para transportar tres ojivas más pequeñas en lugar de una grande, se puso al servicio del Ejército de EE.UU. en 1970. Los proyectiles de este tipo de misiles son los únicos balísticos de este país con base en tierra.

El medio estadounidense recoge que algunos expertos, incluido el exsecretario de Defensa William J. Perry, argumentan que la seguridad nacional de EE.UU. puede garantizarse sin recurrir al uso de estos ICBM, no obstante, agrega, el Pentágono dice que son vitales para disuadir posibles ataques contra el territorio del país norteamericano.

La Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, anunció en 2018 su compromiso de dotar de recursos necesarios al Pentágono para que pudiera utilizar una nueva generación de misiles balísticos intercontinentales después de revisar la política nuclear de Estados Unidos, apuntó WP.

 

“La fuerza de misiles balísticos intercontinentales tiene una gran capacidad de supervivencia contra cualquier ataque nuclear que no sea a gran escala”, concluyó la revisión presentada en su día por el Pentágono y citada por el reporte del rotativo estadounidense.

The Washington Post prosigue refiriéndose al documento con que, “para destruir misiles balísticos intercontinentales estadounidenses sobre el terreno, un adversario tendría que lanzar un ataque coordinado con precisión con cientos de ojivas precisas y de alto rendimiento. Este es un desafío insuperable para cualquier adversario potencial a día de hoy, con la excepción de Rusia”.

La flota actual de 400 misiles Minuteman III están desplegados en silos subterráneos de toda América rural, a saber, en los estados de Montana, Dakota del Norte, Colorado, Wyoming y Nebraska. Su número se rige en parte por el nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés) de 2010 con Rusia, que expirará en febrero de 2021.

Rusia, en diciembre del año pasado, propuso extender el tratado START III otros cinco años sin condiciones, como contempla el mismo documento, dejando claro que los rusos necesitan este tratado en la misma medida que los estadounidenses.

No obstante, el Ejecutivo de Estados Unidos insiste en un nuevo tratado de control de armas, y exige que también incluya a China, algo que el país asiático ya ha rechazado en reiteradas ocasiones.

krd/lvs/fmk/rba