• El doble discurso del trumpismo; ¿quién incita a la violencia?
Publicada: viernes, 16 de octubre de 2020 22:55
Actualizada: sábado, 17 de octubre de 2020 3:36

Bancarrota, evasión fiscal, deudas, abuso de poder, racismo: Trump intenta convencer a todos de que lo visible es invisible. Las acciones revelan más que las palabras.

A pocos metros de estas caóticas escenas, Donald Trump niega nexos con la supremacía anglosajona y grupos de extrema derecha como “Proud Boys”. Es más, en este cabildo abierto en Miami, Trump condenó tanto a Antifa (abreviatura de antifascistas) así como a la militancia neo nazi.             

No obstante, la realidad es otra: simultáneamente mientras el presidente miente sobre impuestos, deudas y bancarrotas, COVID-19, la economía y los conflictos sociales, estas activistas por las Vidas Negras son arrestadas violentamente por la policía que custodia el evento presidencial. Mientras, neo nazis con emblemas de su líder proclaman su fervor trumpista.          

Los paralelos entre la administración y actual campaña electoral de Trump y la implementación de un estado fascista son evidentes, toda vez que las agencias del orden se suman a la narrativa de fuerzas políticas contrarias. A medida que se acercan los comicios, la base electoral del presidente se presenta con cada vez mayor violencia en un escenario que castiga la disidencia con violencia y cárcel.

Curiosamente, a pesar de que casi 220 000 estadounidenses han perecido a resultas de la pandemia, los seguidores de Trump –buena parte de ellos– no utiliza mascarillas a resultas de las enseñanzas del presidente. Con ello, lo caótico se vuelve inmoral. Un doble discurso que induce al riesgo y a la necedad.           

Marcelo Sánchez, Miami.

mag/rba