• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, habla con la prensa en Washington, 13 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 18 de junio de 2019 23:32
Actualizada: miércoles, 19 de junio de 2019 8:50

Pompeo repite sus contradictorias afirmaciones sobre Irán, diciendo que EE.UU. ‘no quiere una guerra’ pero mantendrá su presión contra Teherán.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha dicho este martes que el presidente Donald Trump mantendrá su campaña de presión para supuestamente “disuadir” a Irán y que EE.UU. debe “tener la capacidad de responder” a un posible ataque de Irán a sus intereses en el Golfo Pérsico.

“El presidente Trump no quiere una guerra y seguiremos comunicando ese mensaje mientras hacemos las cosas necesarias para proteger los intereses estadounidenses en la región” del Oriente Medio, ha repetido Pompeo en una reunión en Florida con los responsables del Comando Central de EE.UU. (conocido como Centcom), considerado una organización terrorista por Irán.

Asimismo ha precisado que EE.UU. ha enviado mensajes a la República Islámica para advertir a este país de que las fuerzas estadounidenses están en la región “para disuadir ante cualquier posible agresión”.

El presidente [de EE.UU., Donald] Trump no quiere una guerra y seguiremos comunicando ese mensaje mientras hacemos las cosas necesarias para proteger los intereses estadounidenses en la región” del Oriente Medio, dice el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

 

Por otro lado, el jefe de la diplomacia de EE.UU., pese a la inexistencia de pruebas, ha comentado que las autoridades estadounidenses “seguirán dando información adicional” sobre la presunta involucración de Irán en las explosiones del jueves de dos petroleros en el mar de Omán. 

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), en reacción a los incidentes de los buques cisterna, anunció el lunes que Washington pretendía enviar 1000 fuerzas adicionales a la región. No obstante, analistas y expertos, incluso de EE.UU., argumentan que los ataques responden al modus operandi de Washington e insisten en que puede estar involucrado en el incidente en el mar de Omán.

A su vez, las autoridades persas han restado importancia a la retórica belicista estadounidense, aduciendo que se trata de una mera “guerra psicológica” y aseguran que las tropas de Irán están preparadas para dar una “contundente respuesta en un tiempo mínimo” a cualquier agresión militar exterior.

LEER MÁS: “Despliegue del portaviones de EEUU se parte de una guerra psicológica”

ftn/hnb/nii/

Comentarios