• Un diplomático norcoreano exige no filmar la sede diplomática de Corea del Norte en Madrid, capital de España.
Publicada: sábado, 30 de marzo de 2019 5:31

El Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) recibió datos robados en el asalto a la embajada norcoreana en Madrid, indican medios.

Según informó el viernes la cadena estadounidense NBC News, el grupo que asaltó la embajada norcoreana en Madrid, la capital de España, le entregó al FBI los datos confidenciales y secretos que había extraído de la legación.

Fuentes citadas por el medio aseguran que los datos recibidos son de suma importancia, dado que podrían permitir a las agencias de espionaje estadounidenses decodificar las comunicaciones secretas de Corea del Norte.

Los datos habrían estado almacenados en los equipos computarizados que robaron los asaltantes y sería la primera vez que agencias secretas consiguen información crucial de este tipo, lo que se considera como un gran paso en las labores de espionaje contra Pyongyang.

Hasta la fecha, al parecer, ninguna agencia de inteligencia occidental había podido decodificar las comunicaciones secretas de Corea del Norte, ya que, en vez de utilizar métodos basados en las matemáticas, Pyongyang codifica sus datos utilizando extractos de texto de novelas norcoreanas.

“Estos equipos computarizados son considerados como más importantes que vidas humanas”, dijo Thae Yon Ho, exembajador adjunto de Corea del Norte ante el Reino Unido, quien resaltó la gravedad de que estos datos cayeran en las manos de Estados Unidos.

Estos equipos computarizados son considerados como más importantes que vidas humanas”, dijo Thae Yon Ho, exembajador adjunto de Corea del Norte ante el Reino Unido.

 

Del mismo modo, Thae sostuvo que probablemente las recientes visitas de los embajadores norcoreanos en Nueva York, Moscú y Pekín a su país ocurrieran para coordinar esfuerzos y cambiar la manera en que realizan las comunicaciones secretas.

El pasado 22 de febrero, hombres armados irrumpieron en la embajada norcoreana, situada en un barrio exclusivo de Madrid, mantuvieron cautivos a sus empleados durante cuatro horas y finalmente huyeron en dos vehículos con dispositivos informáticos y documentación confidencial.

Poco después, un grupo disidente norcoreano, autodenominado Cheollima Civil Defense (CCD), se atribuyó el asalto e insistió en que ningún gobierno extranjero estuvo implicado en dicho ataque.

hgn/ctl/alg

Comentarios