• Un depósito de almacenaje de petróleo de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).
Publicada: sábado, 9 de marzo de 2019 6:45

EE.UU. prolongó el plazo para que individuos y empresas pongan fin a las transacciones comerciales que realizan con la estatal Petróleos de Venezuela S.A.

“OFAC extiende la fecha de expiración de las provisiones relacionadas con poner fin a ciertos contratos financieros u otros acuerdos que involucren o están relacionados con bonos enumerados en el Anexo de la Licencia General 3D o ciertos valores de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA)”, señaló el viernes la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Tesoro de EE.UU. en un comunicado.

El Tesoro estadounidense aplazó la fecha límite anterior del 11 de marzo para liquidar las deudas con PDVSA, mientras tanto, sólo se permite transacciones limitadas con la petrolera venezolana antes de que las sanciones estadounidenses entren en pleno efecto.

El anuncio se produce luego de que el representante especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, anunció el viernes que Washington “ampliará la red de sanciones” contra la nación suramericana y los bancos que cooperan con el Gobierno venezolano.

OFAC extiende la fecha de expiración de las provisiones relacionadas con poner fin a ciertos contratos financieros u otros acuerdos que involucren o están relacionados con bonos enumerados en el Anexo de la Licencia General 3D o ciertos valores de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA)”, señaló la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Tesoro de EE.UU. en un comunicado.

En un intento para estrangular la economía venezolana, las autoridades estadounidenses además han amenazado con sanciones a las entidades financieras extranjeras que participan en la “facilitación de transacciones” comerciales con Caracas.

En la misma línea, el Departamento de Tesoro norteamericano anunció en enero pasado sanciones contra PDVSA las cuales incluyen la congelación de activos por 7000 millones de dólares y el bloqueo de todos los pagos que emitan empresas estadounidenses cuando compren petróleo venezolano.

El Departamento de Estado de EE.UU. asimismo certificó al golpista Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana –declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición– para “recibir y controlar ciertos bienes” del Estado venezolano.

Ante las agresiones económicas de la Casa Blanca, el Gobierno bolivariano ha anunciado que inició acciones legales para desbloquear las cuentas de su país en el extranjero y que trasladará la oficina de PDVSA en Europa, que se encuentra en Lisboa, a Moscú, la capital rusa.

Caracas denuncia que Washington busca mediante su postura golpista y las sanciones apoderarse de los ricos recursos naturales venezolanos, y sostiene que la Casa Blanca planea crear un nuevo escenario de inestabilidad en Latinoamérica para beneficiar sus finanzas.

ahn/ktg/myd/hnb

Comentarios