• El presidente de EE.UU., Donald Trump (dcha.), y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en el Hotel Capella en Singapur, 12 de junio de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 22 de febrero de 2019 10:17

El Departamento estadounidense de Estados Unidos (Pentágono) expresó que todavía Corea del Norte se cuenta como una amenaza para EE.UU.

“Esto es algo que debemos tener en cuenta, hay una amenaza potencial por parte de Corea del Norte, esta amenaza potencial se mantiene en el mismo nivel que antes”, declaró el jefe adjunto del departamento para la disuasión estratégica y la integración nuclear de la Fuerza Aérea de EE.UU., Richard Clarke.

El militar estadounidense señaló como “incipiente” la amenaza de Corea del Norte para el país norteamericano. No obstante, aseveró que el país asiático no ha realizado pruebas nucleares por más de un año, pero si se toma una decisión “podría reanudar rápidamente” los ensayos nucleares y de misiles, según recoge hoy viernes la agencia rusa de noticias Sputnik.

Clarke hizo estas declaraciones en un momento en que el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se verán las caras por segunda vez en una cumbre programada para el 27 y el 28 de este mes en curso en Hanói, la capital de Vietnam.

“Todavía estamos en la fase de negociaciones, y hasta que concluyan, siempre debemos considerarlo (a Pyongyang) como una amenaza”, indicó al respecto el general estadounidense.

Esto es algo que debemos tener en cuenta, hay una amenaza potencial por parte de Corea del Norte, esta amenaza potencial se mantiene en el mismo nivel que antes”, declaró el jefe adjunto del Pentágono para la disuasión estratégica y la integración nuclear de la Fuerza Aérea de EE.UU., Richard Clarke.

 

Después de su primera reunión cara a cara en Singapur en junio del año pasado, que tuvo lugar luego de una histórica cumbre intercoreana y las conversaciones de Kim con el presidente chino, Xi Jinping, los líderes estadounidenses y norcoreanos acordaron trabajar para la desnuclearización de la península a cambio de detener los ejercicios militares conjuntos Seúl-Washington, aliviar sanciones contra Pyongyang y darle garantías de seguridad.

Más tarde, Corea del Norte dejó de probar misiles balísticos o bombas nucleares, no obstante los estadounidenses continúan insistiendo en que los ensayos del país deben ser completamente desmantelados antes de cumplir su parte del acuerdo. Además, el 10 de diciembre de 2018 impusieron nuevas sanciones a tres funcionarios norcoreanos.

Por lo tanto, Pyongyang ha denunciado en reiteradas ocasiones que dichas medidas violan los acuerdos suscritos y los pactos, y que la presencia militar de Estados Unidos en la zona amenaza su seguridad nacional.

nlr/ktg/ftm/hnb

Comentarios