• El presidente de EE.UU., Donald Trump (dcha.), en una reunión del gabinete en la Casa Blanca, 2 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 3 de enero de 2019 17:02
Actualizada: jueves, 3 de enero de 2019 19:33

Donald Trump defiende su política de “América Primero” y se complace con que los europeos estén descontentos con él, pues “fue elegido por los estadounidenses”.

“No me importa Europa. No he sido elegido por europeos sino por estadounidenses, por los contribuyentes estadounidenses”, aseveró el miércoles a los periodistas el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para luego expresar que considera que no estaría haciendo su trabajo si fuese popular en Europa.

El inquilino de la Casa Blanca atribuyó su impopularidad entre los europeos a que les sigue pidiendo que aumenten su contribución militar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Al respecto, denunció que el Viejo Continente se aproveche del país norteamericano en esferas como la comercial y la defensiva.

No me importa Europa. No he sido elegido por europeos sino por estadounidenses, por los contribuyentes estadounidenses”, aseveró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Más en concreto, el magnate neoyorquino arremetió contra Alemania por “pagar el 1 por ciento”, en referencia al hecho de que Berlín emplea en defensa el 1,2 % de su Producto Interno Bruto (PIB), mientras Washington gasta un 3,4 %.

“Deberían estar pagando el 4 por ciento. Están pagando el 1 por ciento. Deberían estar pagando incluso más que eso. Otros países pagan un pequeño porcentaje de lo que deberían pagar. Entonces cuando digo que, ‘lo siento amigos deben pagar’, no debería ser popular en Europa”, señaló.

La Administración Trump tensó sus relaciones con sus aliados europeos tras la introducción de los aranceles a la importación de aluminio y acero a mediados de 2018, un movimiento ampliamente criticado por los líderes de Francia, Alemania y el Reino Unido.

Las frecuentes críticas del mandatario estadounidense a los aliados tradicionales del país norteamericano han sido condenadas tanto por los países europeos, como por varias figuras nacionales.

El reproche más notable se produjo cuando el ahora exsecretario de Defensa estadounidense, James Mattis, renunció a su cargo, señalando sus discrepancias con el presidente en varios temas, entre ellos el trato con los aliados.

tqi/ktg/tmv/mkh

Comentarios