• Indignación por muerte de niña migrante guatemalteca
Publicada: domingo, 16 de diciembre de 2018 17:43

La muerte de una niña migrante, que falleció bajo custodia de Aduanas de EE.UU., reavive el debate sobre la política migratoria de Donald Trump.

El drama migratorio y la política de cero tolerancia del Gobierno de EE.UU. en el centro de atención, tras la muerte de una niña guatemalteca, que perdió la vida tras cruzar la frontera y ser detenida por una patrulla fronteriza.

El caso ha motivado protestas en Texas, y ha llamado la atención de organizaciones defensores de migrantes.

Se trata de Jakelin Ameí Caal, una niña guatemalteca de siete años que cruzó México con su padre en una semana, sin síntomas aparentes, llegó a EE.UU., donde fue detenida por agentes fronterizos y en 48 horas había muerto entre fiebre y vómitos.

El Gobierno de EE.UU. se defiende y asegura que la niña presentaba síntomas de deshidratación y desnutrición severas. Afirmaciones rechazadas por su padre.

Ahora, el dolor y la miseria predominan en el hogar y familia de la niña, que vive en el caserío San Antonio Secortez, en el norte de Guatemala, donde unas 80 personas pasan sus días luchando contra la pobreza, en casas con techo de paja y suelo de tierra.

Este caso se suma a la trágica situación que viven miles de migrantes, que llegaron a México en varias caravanas para cruzar la frontera. Pese a todas las presione, la Administración Trump no muestra signos de retroceso en su política.

akm/rba

Comentarios