• El silencio, cómplice de la crisis migratoria en EEUU
Publicada: domingo, 9 de diciembre de 2018 3:00
Actualizada: domingo, 9 de diciembre de 2018 3:32

El drama migratorio en EE.UU. no tiene fin: violaciones a los derechos humanos y actos de complicidad son cómplices de esta crisis.

La historia se repite: limpieza étnica, campos de concentración, violencia física, sexual y psicológica.

Estados Unidos de Donald Trump: más de 14 000 niños enjaulados en campos de concentración; miles más en otras jaulas, y otros más, asesinados por guardias privados en estos centros de tortura o simplemente, a tiros, en la frontera. Estas cifras, las anunció el Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE.UU.

No obstante, autoridades dicen que esta es la realidad: juegos, canciones, todo de maravilla. Son videos destinados a engañar al público. Son producciones gubernamentales que esconden los clósets donde torturan y drogan a los niños. Las camas donde son víctimas de abuso sexual; las balas de goma y los gases lacrimógenos.

Lo peor del caso es que no sólo se trata del presidente estadounidense, Donald Trump y sus esbirros republicanos. La superestructura bipartidista también practica la misma complicidad.

Es así que el partido Demócrata se lava las manos después de las elecciones de medio término. La “supuesta” oposición política ya sacó provecho, y ahora ¿dónde están las manifestaciones por los derechos de los migrantes? Parece que sólo fueron actos de campaña.

Mientras la “otra campaña”: Trump acusa al migrante de ser invasor, criminal y traer enfermedades. La mayor parte del país, le cree, incluso, inmigrantes que ya aseguraron estatus. Estos les dan la espalda a sus hermanos en necesidad.

Marcelo Sánchez, Miami.

mhn/mkh

Comentarios