• El senador republicano por el estado de Kentucky, Rand Paul, en un acto en EE.UU., 5 de diciembre de 2018.
Publicada: viernes, 7 de diciembre de 2018 3:05

El senador Rand Paul carga contra el “Estado profundo” por excluirlo de una reunión informativa con la directora de la CIA, Gina Haspel, sobre el caso Khashoggi.

La sesión informativa de Haspel, celebrada el 28 de noviembre, para presentar las pesquisas elaboradas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sobre el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, se limitó a un grupo selecto de legisladores, incluidos los líderes del Comité de Servicios Armados, el Comité de Relaciones Exteriores y el Comité de Inteligencia de la Cámara Alta, según recogió el martes el diario estadounidense Político.

“Creo que la definición misma del Estado profundo es cuando las comunidades de inteligencia retienen información al Congreso”, apostilló el senador republicano por el estado de Kentucky.

Al respecto, criticó que solo ocho personas en el Congreso reciben información clasificada sobre las investigaciones que realiza la inteligencia estadounidense.

Creo que la definición misma del Estado profundo es cuando las comunidades de inteligencia retienen información al Congreso”, aseveró el senador republicano, Rand Paul, en alusión a su exclusión de una reunión informativa con la directora de la CIA sobre el caso Khashoggi.

 

Esta medida, a su juicio, “no es una representación democrática ni es una supervisión democrática” para el conjunto de poderes del Estado e instituciones que lo conforman. 

Por tanto, la directora de la CIA debería haber testificado ante todos los senadores, señaló Paul, que dijo haberse enterado de esa reunión a través de los medios de comunicación estadounidenses.

Político informó que la presentación de Haspel en el Congreso, fue un intento de la Administración de Donald Trump para evitar una votación en el Senado sobre retirar o no el apoyo de Estados Unidos a Arabia Saudí que agrede a Yemen desde hace más de tres años.

El columnista saudí del diario estadounidense The Washington Post murió asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul (Turquía). Según reveló el diario donde colaboraba Khashoggi, los resultados de las investigaciones de la CIA sobre su asesinato concluían que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, ordenó casi con toda seguridad matar al periodista crítico con la monarquía de los Al Saud y envió a varios de sus agentes para realizar la tarea.

krd/ncl/mkh/alg

Comentarios