• El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, asiste a la conferencia de la Iniciativa de Inversión Futura en Riad, 24 de octubre de 2018. (Foto: AFP).
Publicada: lunes, 5 de noviembre de 2018 18:18

EE.UU. teme que el asesinato de Jamal Khashoggi obstaculice las maniobras del príncipe heredero saudí para normalizar los lazos de Israel con los países árabes.

La posible implicación del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman bin Abdulaziz, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, “podría tener consecuencias para el paquete de paz árabe-israelí que presentó la Administración de Donald Trump”, ha publicado este lunes el diario estadounidense The Washington Post.

En el artículo se cita una declaración hecha la semana pasada por el embajador de Israel en EE.UU., Ron Dermer, quien enfatizó “la necesidad de preservar las relaciones estratégicas con Arabia Saudí”, pero al mismo tiempo pidió que tanto EE.UU. como Israel respondan “al asesinato de Khashoggi”.

El rotativo añade que EE.UU. ha revocado las visas de los funcionarios saudíes involucrados en el caso Khashoggi, mientras que el régimen de Tel Aviv se ha limitado a ensalzar la importancia de Arabia Saudí para el llamado “acuerdo del siglo” y la paz palestino-israelí.

 

Bin Salman tiene un rol clave en la estrategia estadounidense para normalizar los lazos entre Israel y Arabia Saudí. En la Administración norteamericana se esperaba que con su ayuda la normalización se extendiera a otros países árabes, pero el asesinato de Khashoggi ha revertido la situación y ha limitado en grado sumo las posibilidades del príncipe heredero saudí.

El papel del príncipe en la normalización con Israel era tan evidente que el asesor y yerno de Trump Jared Kushner, autor intelectual y responsable de la dirección del plan de paz llamado “acuerdo del siglo”, conforme reportó el periódico estadounidense The New York Times, habría pedido al presidente de EE.UU. que defienda a Bin Salman para que salga indemne del caso Khashoggi.

Los saudíes negaron en un principio toda implicación en la desaparición del periodista, pero tras la fuerte presión internacional la Fiscalía saudí confirmó su muerte en una “pelea” en la sede consular, y días después anunció que el asesinato había sido premeditado.

mkh/mla/tmv/rba

Comentarios