• Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, 31 de octubre de 2018, (Fuente: AFP)
Publicada: jueves, 1 de noviembre de 2018 9:29

La política de sanciones de EE.UU. contra Irán enfrenta grandes desafíos y, mientras Washington no realice cambios significativos, está condenada al fracaso.

Así se lee en un informe del diario estadounidense The New York Times (NYT), publicado el miércoles, en referencia a la solicitud que hizo en septiembre el presidente estadounidense, Donald Trump, a los líderes mundiales para que redujeran sus compras de petróleo al país persa antes de que implemente la segunda ronda de sanciones contra Irán. 

“Apenas falta una semana para la llegada de la segunda ronda de sanciones y la campaña contra Irán enfrenta varios desafíos”, destaca la publicación. 

China y La India, como principales compradores de petróleo iraníes, continuarán comprando grandes cantidades de petróleo, Turquía y Rusia seguirán el mismo patrón, adicionalmente el Reino Unido, Francia y Alemania han prometido no cesar el comercio con Irán.

El presidente Trump ordenó en agosto reimponer una primera ronda de sanciones a Irán que afectaba a la compra de dólares estadounidenses, el comercio de metales preciosos y la industria automotriz de Teherán. En noviembre, dirigirá una segunda tanda de sanciones contra el sector de hidrocarburos y de la banca de Irán. 

Apenas falta una semana para la llegada de la segunda ronda de sanciones y la campaña contra Irán enfrenta varios desafíos”, destaca el diario estadounidense The New York Times 

 

El artículo también alude al tema del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía) y califica a Riad como el principal socio de las acciones antiraníes de EE.UU. en la zona.

“Arabia Saudí ahora se enfrenta a la amenaza de las sanciones del Congreso (estadounidenses) y, si Riad es castigado por asesinar a Khashoggi y, al mismo tiempo, se reducen las exportaciones del petróleo de Irán, será difícil mantener los precios del petróleo estables”, considera el NYT.

Incluso, agrega la publicación, después de la introducción de las nuevas sanciones petroleras contra Irán, el país persa aún podrá vender al menos un millón de barriles de crudo por día. Aunque este nivel es bastante inferior en comparación con el año pasado, es suficiente para que Teherán mantenga su economía y pase la era de la presidencia de Trump, según el análisis del diario neoyorquino.

jnr/ncl/msf

Comentarios