• La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, habla en una conferencia de prensa, 2 de enero de 2018.
Publicada: martes, 2 de enero de 2018 21:40
Actualizada: miércoles, 3 de enero de 2018 2:55

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, ha vuelto a entrometerse en los asuntos internos de Irán al decir que pedirá una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) sobre las protestas en Irán.

“La ONU (Organización de las Naciones Unidas) debe pronunciarse en los próximos días, llamaremos a una sesión de emergencia”, ha dicho este martes la diplomática estadounidense en declaraciones en una rueda de prensa.

De este modo, se ha referido a las protestas pacíficas que se han registrado en los recientes días en diferentes ciudades iraníes por temas como el desempleo y los elevados precios de los productos de primera necesidad. Estas manifestaciones, sin embargo, han terminado en algunas ocasiones en actos de violencia.

En este contexto, el presidente de Irán, Hasan Rohani, ha reconocido que la protesta y la crítica son parte de los derechos constitucionales de todo ciudadano, pero rechaza cualquier acto de violencia.

Haley, pese a todo, insiste en que la ONU debe hablar sobre Irán, ya que alega inopinadamente que las libertades que están consagradas en la Carta de las Naciones Unidas “están siendo atacadas” en el país persa.

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) debe pronunciarse en los próximos días, llamaremos a una sesión de emergencia (sobre las protestas en Irán)”, dice la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley.

Al informar de que Washington mantendrá conversaciones con el CSNU sobre lo que se abordará en dicha reunión, Haley explica, a su vez, que EE.UU. también pretende una sesión de emergencia en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra (Suiza).

“De una manera u otra, tendremos una reunión sobre lo que está sucediendo en Irán y sus protestas”, ha precisado, e insiste en que no hay que callarse.

Conforme a varios analistas y observadores, EE.UU. y el régimen israelí respaldan las protestas en Irán para correr un tupido velo sobre su pérdida de influencia en la región del oeste de Asia. Rusia, Siria y Turquía han condenado, sin embargo, la inadmisible injerencia foránea en los asuntos internos de Teherán.

A su vez, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha recordado que el enemigo busca de continuo oportunidades para infiltrarse en el país y golpear a la nación persa.

ftn/hnb/nii/

Comentarios