• El secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, habla en una rueda de prensa tras una reunión de la OTAN en Bruselas (Bélgica), 29 de junio de 2017.
Publicada: lunes, 25 de septiembre de 2017 23:57
Actualizada: martes, 26 de septiembre de 2017 3:12

El jefe del Pentágono considera que una prueba norcoreana de bomba H en el océano Pacífico sería ‘una chocante demostración de irresponsabilidad’.

“Sería una chocante demostración de irresponsabilidad en el ámbito de la salud, la estabilidad y la no proliferación”, ha indicado este lunes el secretario del Departamento de Defensa estadounidense (Pentágono), James Mattis, al evaluar la posibilidad de que Corea del Norte vuelva a probar una bomba de hidrógeno. 

Días antes, el canciller norcoreano, Ri Yong-ho, en declaraciones al margen de la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), declaró que Pyongyang sopesa responder a las amenazas de EE.UU. con el estallido de una bomba de hidrógeno fuera de su territorio en el océano Pacífico.

En su discurso ante la AGNU, el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con “destruir totalmente Corea del Norte” si sigue sus amenazas contra EE.UU. o sus aliados.

Con esa advertencia, de acuerdo con Ri, Washington “declaró la guerra” a Pyongyang y, por tanto, la parte coreana se reserva el derecho de derribar aviones estadounidenses fuera de su espacio aéreo.   

Sería una chocante demostración de irresponsabilidad en el ámbito de la salud, la estabilidad y la no proliferación”, indica el secretario del Departamento de Defensa estadounidense (Pentágono), James Mattis.

 

El Pentágono, no obstante, asegura que ya tiene preparada una lista de opciones militares que presentará a Trump para lidiar con Pyongyang.

“Si Corea del Norte no detiene sus acciones provocativas, ya saben, nos aseguraremos de poner a disposición del presidente opciones para tratar con Corea del Norte”, ha afirmado este lunes el portavoz de la Defensa estadounidense, el coronel Robert Manning.

La península coreana vive una escalada de tensiones sin precedentes después del sexto test nuclear de Pyongyang, el más potente hasta la fecha realizado el pasado 3 de septiembre y las medidas militares de EE.UU. y sus aliados en la zona.

Pyongyang asegura que sus ensayos tienen carácter disuasivo y defienden su “derecho a la autodefensa” ante las “intenciones hostiles” de EE.UU. y sus aliados en la región (Tokio y Seúl).

myd/ncl/zss/hnb

Comentarios