• El presidente estadounidense, Donald Trump.
Publicada: lunes, 30 de enero de 2017 8:58
Actualizada: lunes, 30 de enero de 2017 13:06

El decreto antimigrantes de Donald Trump sirve para impedir atentados en EE.UU. como los de los dos últimos años en Francia, Alemania y Bélgica.

Con estas palabras, un alto responsable del Gobierno de Trump justificaba el domingo el decreto firmado por el magnate el viernes y que impide el ingreso de refugiados a EE.UU. por 120 días y de ciudadanos de siete países musulmanes  —Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia— por 90 días.

"Las situaciones que existen hoy en ciertas partes de Francia, en ciertas partes de Alemania, en Bélgica, son situaciones que no deseamos ver reproducidas en Estados Unidos: una amenaza amplia y permanente de un terrorismo doméstico multidimensional y multigeneracional, que se convierta en una circunstancia permanente de la vida estadounidense", declaró a la prensa el responsable.

Las situaciones que existen hoy en ciertas partes de Francia, en ciertas partes de Alemania, en Bélgica, son situaciones que no deseamos ver reproducidas en Estados Unidos: una amenaza amplia y permanente de un terrorismo doméstico multidimensional y multigeneracional, que se convierta en una circunstancia permanente de la vida estadounidense", declaró un responsable del nuevo Gobierno estadounidense.

Aludiendo a los atentados terroristas que sacudieron Berlín, París y Bruselas, la mayoría reivindicados por el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe), el responsable recalcó que el Ejecutivo quiere asegurarse de que las personas que desean ingresar a Estados Unidos no llevan consigo "el odio, la violencia, el extremismo".

La nueva iniciativa de Trump ha despertado indignación dentro del país y rechazo en el extranjero. El decreto establece un sistema de supervisión extremadamente minucioso de los candidatos a ingresar a Estados Unido, que ya está generando caos en los aeropuertos.

 

Pese a las continuas denuncias y protestas, el presidente norteamericano defiende su medida y ha arremetido contra los senadores John McCain y Lindsey Graham por criticar su programa. Deberían concentrar sus energías en Daesh, la inmigración ilegal y la seguridad de las fronteras, en vez de tratar siempre de empezar la Tercera Guerra Mundial, tuiteó Trump.

No obstante, un artículo publicado el jueves en la página oficial del Instituto Cato puso en entredicho las declaraciones de Trump, recordando que los ciudadanos de las naciones a las que se veta la entrada no fueron los que cometieron atentados en EE.UU. entre 1975 y 2015.

Pero recuerda que ciudadanos de Arabia Saudí, los Emiratos Árabe Unidos (EAU) y Egipto sí estuvieron implicados en los atentados más sangrientos en Estados Unidos, y, sin embargo, el nombre de estos países no se ha incluido en la lista del mandatario estadounidense.

bhr/nii/

Comentarios