• El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, en una audiencia ente el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, 23 de febrero de 2016.
Publicada: miércoles, 24 de febrero de 2016 7:30
Actualizada: miércoles, 24 de febrero de 2016 11:07

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, defiende los esfuerzos para forjar una tregua en Siria, mientras que varios senadores expresan escepticismo al respecto.

“Espero que no sea un acuerdo de ´rope-a-dope´ (estrategia que consiste en encajar golpes hasta agotar la energía del contrario para entonces rematarle por sorpresa) … que no haya otra alternativa”, indicó el martes la senadora demócrata de California Barbara Boxer a Kerry, en una audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense.

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el republicano Bob Corker, por su parte cuestionó las intenciones de Rusia, recordando que Moscú ha atacado repetidamente en Siria las posiciones de los rebeldes apoyados por Washington. Adujo que Rusia sigue “matando a nuestros amigos y aliados”.

Espero que no sea un acuerdo de ´rope-a-dope´ (…) que no haya otra alternativa”, indicó la senadora demócrata de California, Barbara Boxer.

En respuesta el jefe de la Diplomacia estadounidense relevó el papel que ha desempeñado Rusia, pese a las habidas tensiones con Washington, no solo en alcanzar un acuerdo sobre cese al fuego, sino en hacer llegar toneladas de ayuda humanitaria a los necesitados en el país árabe.

Al reconocer la “fragilidad” del acuerdo, Kerry defendió que es la única vía para poner fin a un conflicto que ha segado la vida de más de 270.000 personas desde 2011, según el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), y la mejor alternativa para terminar la guerra y encontrar una solución política a la crisis.

El diplomático estadounidense explicó que si cesan las armas, se puede salvar vidas no obstante, dejó claro que eso no significa que habrá un “resultado positivo en el proceso político” de Siria.

En un intento por calmar a los senadores, Kerry prosiguió que Washington mantiene la opción de un ‘Plan B’, si fracasa la tregua y la transición política en Siria.

En el mismo contexto, Corker acusó a Kerry de negociar una situación, en que no haya un ‘Plan B’. “El proceso no se avanzará, no hasta que la otra parte sepa que habrán consecuencias, y eso no ocurrirá bajo el mandato de este presidente”, advirtió el senador republicano, al referirse al dignatario estadounidense, Barack Obama.

Kerry, por su parte, aseguró que Obama no será quien decida el futuro del acuerdo y advirtió de que si la tregua no funciona, “no habrá otra serie de alternativas”.

Al dejar claro que pese a todas las dudas y escepticismos, “tenemos que probarlo”, el secretario de Estado de EE.UU. resaltó que el acuerdo tendrá sus más profundos efectos en Europa, que enfrenta una crisis de los refugiados y solicitantes de asilo.

Explicó que Washington se reunirá dentro de unos días con los miembros del Grupo Internacional de Apoyo a Siria en la ciudad suiza de Ginebra para trabajar en la implementación de la tregua y asegurarse de que los terroristas del Frente Al-Nusra serán atacados y no la “oposición moderada”, como exigió Damasco.

Este mismo martes, el Gobierno de Damasco confirmó que aceptaba el acuerdo de tregua con el fin de “detener el derramamiento de sangre de los sirios y restaurar la estabilidad”, al tiempo que ha asegurado que seguirá combatiendo al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y Al-Qaeda.

El cese del fuego anunciado por Moscú y Washington excluye a Daesh y Al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda, así como y a otras bandas etiquetadas como “terroristas” por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

ask/ctl/nal

Comentarios