• Dos portaaviones estadounidenses durante un ejercicio militar.
Publicada: miércoles, 24 de febrero de 2016 1:47
Actualizada: sábado, 22 de abril de 2017 3:36

Un nuevo estudio pone de relieve que la era de la dominación de EE.UU. sobre los mares del mundo ―asegurada por sus 10 portaaviones gigantes― podría llegar a su fin.

Mientras que la Marina de EE.UU. ha disfrutado durante mucho tiempo de libertad de acción en todos los océanos del mundo, los días de su primacía indiscutible podrían llegar a su fin”, advierte un informe publicado el lunes por el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS, por sus siglas en inglés).

El documento añade que los portaaviones estadounidenses ya no pueden operar con impunidad y se enfrentan a una serie de amenazas en todas sus operaciones.

Mientras que la Marina de EE.UU. ha disfrutado durante mucho tiempo de libertad de acción en todos los océanos del mundo, los días de su primacía indiscutible podrían llegar a su fin, según el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS, por sus siglas en inglés).

Uno de los principales obstáculos que enfrenta la dominación marítima de EE.UU., según el estudio titulado “Alerta Roja: La Creciente Amenaza para Portaaviones de EE.UU.”, son las nuevas armas, tecnologías y tácticas de Rusia, China e Irán.

“En los últimos años, varios países, entre ellos Rusia, China e Irán, han acelerado las inversiones en el desarrollo de los sistemas de defensa aérea, cruceros, misiles balísticos antibuques, submarinos y portaaviones. Estas capacidades también seguirán desarrollándose en los próximos años (…)”, resalta en el informe.

EE.UU. debe renovar sus estrategias marítimas, recomienda el CNAS para luego indicar que si Washington quiere mantener su superioridad militar en el futuro, también tiene que desarrollar sus capacidades defensivas.

En otro estudio, la Oficina de Rendición de Cuentas estadounidense (GAO, en inglés) informó el miércoles que pese a los gastos de miles de millones de dólares, EE.UU. no es capaz de contrarrestar los sistemas balísticos de Irán y Corea del Norte.

Recientemente, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha afirmado que el programa de misiles del país persa destaca por su total carácter defensivo y apunta sólo a todo el que pretende agredir al país persa.

De hecho, Irán siempre ha subrayado que su doctrina defensiva se basa en la disuasión y asegura que su poderío militar no representa ninguna amenaza para otros países.

El pasado 7 de febrero, Corea del Norte lanzó un misil de largo alcance, una medida considerada por muchos como una prueba de misil balístico, lo que provocó la ira de las autoridades estadounidenses.

alg/ncl/hnb

Comentarios