• El vicecanciller de Irán para Asuntos Políticos, Seyed Abas Araqchi.
Publicada: lunes, 17 de febrero de 2020 3:35
Actualizada: lunes, 17 de febrero de 2020 9:28

Un cargo iraní dice que las compañías foráneas que abandonen el mercado de Irán, secundando las sanciones de EE.UU., no podrán volver fácilmente en un futuro.

El vicecanciller de Irán para Asuntos Políticos, Seyed Abas Araqchi, ha dicho este domingo que “aquellas empresas extranjeras que, por satisfacer las demandas estadounidenses, secundando sus medidas restrictivas ilegales en contra de la nación iraní, decidan abandonar el mercado persa en estos momentos cruciales, deben saber que perderán su cuota de participación comercial en este mercado en un futuro cercano”.

Naturalmente, ha proseguido, el pueblo persa no se olvidará de quienes hayan decidido dejarles solo y marcharse del país en estas circunstancias tan difíciles. “Los que han abandonado Irán deben saber que han perdido una cuota participativa muy importante del mercado y no podrán recuperarla el día de mañana como si nada hubiera pasado”, ha recalcado.

Con sus declaraciones, Araqchi se estaba refiriendo a la salida de las compañías surcoreanas Samsung y LG del país persa, que desde el viernes han comenzado a retirar sus tablones de anuncios publicitarios colocados en todo el territorio iraní.

De hecho, ambas empresas de tecnología surcoreanas llevaban ya desde hace meses atrás rebajando su participación en el mercado electrodoméstico de Irán, considerado clave para los productos de Samsung y LG en Asia Occidental, incluidos los teléfonos inteligentes y los electrodomésticos, como lavadoras, televisores, equipos de aire acondicionado y equipos de telecomunicaciones.

 

Esta coyuntura se ha estado gestándose desde el 8 de mayo de 2018, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció la salida del país del acuerdo nuclear sellado entre Irán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) y reactivó varias rondas de sanciones contra la nación persa.

Casi un año después, el 22 de abril de 2019, EE.UU. decidió acabar con las exenciones que permitían a ocho países importar crudo persa sin enfrentar las sanciones estadounidenses: el objetivo ulterior de estas es “reducir a cero” las exportaciones de petróleo de Teherán, además de afectar al comercio de estas naciones con Irán. Los países afectados por esta decisión fueron: China, Corea del Sur, Grecia, La India, Italia, Japón, Taiwán y Turquía.

Ante este agravio impuesto de EE.UU., Araqchi ha asegurado que Teherán priorizará la producción nacional y que las empresas que permanecen en Irán “en las circunstancias actuales” contarán con una elevada prioridad para las cooperaciones comerciales venideras a un futuro.

Según los informes, las compañías afiliadas de Samsung y LG en Irán, Sam y Gplus respectivamente continuarán con su participación dentro del mercado persa y confiando en líneas de producción nacionales y recurriendo a socios comerciales internacionales alternativos.

krd/ncl/rba

Comentarios