• Panorámica de las islas Caimán, señaladas como uno de los principales puntos para la evasión fiscal del planeta. (Foto: Transparency International)
Publicada: domingo, 3 de marzo de 2019 1:59
Actualizada: domingo, 3 de marzo de 2019 22:26

Desde la crisis económica de 2008, la masa de dinero oculta mediante secreto bancario se ha multiplicado por 7 y llega al PIB conjunto de EE.UU. y China juntos.

“Si al inicio de la crisis el tesoro acumulado por territorios con prácticas tributarias dañinas (…) era de 7 billones de dólares (…), en la actualidad, esa cifra se ha multiplicado por 4,5, hasta los 32 billones de dólares”, ha publicado este sábado el diario español Público, basándose en estimaciones de la organización independiente Red para la Justicia Fiscal (RJF), con sede en Londres (Reino Unido).

Los expertos de esa ONG estiman igualmente que actualmente la riqueza, cada vez más concentrada en escasas manos, huye de jurisdicciones donde sea sometida a tasación y huye a diversos tipos de territorios a un ritmo de 1,6 billones de dólares anuales, un monto superior al producto interior bruto (PIB) de naciones como Canadá, Corea del Sur, Rusia o España.

A juicio de los especialistas, lo que dificulta más el problema son los diversos criterios y baremos utilizados para analizar el fenómeno, que los distintos países y bloques ajustan a sus intereses y alianzas internacionales, de modo que se pone o no en la diana a unos centros de evasión de impuestos o a otros.

Como ejemplo, Público señala el descontento de Washington por que la Comisión Europea incluyera en su lista de países que fomentan el blanqueo de dinero a Puerto Rico, y en una lista similar a enclaves bajo jurisdicción norteamericana como Samoa, Guam y las Islas Vírgenes. De hecho, la clasificación no parece que vaya a prosperar por la oposición a que se incluya a Arabia Saudí y Panamá.

Si al inicio de la crisis (de 2008) el tesoro acumulado por territorios con prácticas tributarias dañinas (…) era de 7 billones de dólares (…), en la actualidad, esa cifra se ha multiplicado por 4,5, hasta los 32 billones de dólares”, señala el diario español Público, basándose en datos de la Red para la Justicia Fiscal, con sede en Londres (Reino Unido).

 

En el mismo informe se critica por el contrario que las autoridades europeas se mostrasen en un principio mucho más tolerantes con prácticas opacas de Rusia, que parecen estar en relación con escándalos y procesos judiciales de gran envergadura de bancos de países bálticos y alemanes.

En sentido opuesto, el artículo señala que a los dirigentes europeos les disgusta que la Casa Blanca señalice indicios de criminalidad en puntos del planeta que parecen escogidos más bien por su “alto riesgo geoestratégico” para Estados Unidos, incluidos Afganistán, Irán, aliados europeos de EE.UU. como Austria, Francia, Alemania, Holanda o España e incluso Australia, México, Argentina y Brasil.

Los puntos más dañinos, a juicio de la RJF, son Luxemburgo —3 billones de euros de fondos de dudosa procedencia— y las islas Caimán —6 % del total de activos bancarios del planeta—, seguidos de la isla de Man —donde no se pagan impuestos de sociedades ni de capitales ni de sucesiones—, Jersey e Irlanda —que permite a Apple eludir decenas de miles de millones de euros en impuestos—, entre otros.

mla/ncl/fmd/mkh

Comentarios