• El ministro iraní de Petróleo, Biyan Namdar Zangane, habla en una rueda de prensa en Teherán.
Publicada: domingo, 8 de julio de 2018 13:59

El ministro de Petróleo de Irán sostiene que no hay cambios importantes en la tasa de producción y exportación de crudo pese a las presiones de EE.UU.

“En la actualidad, está ocurriendo una guerra comercial, y nosotros seguimos adelante con nuestros trabajos. Hasta el momento, no ha habido grandes cambios en la producción y exportación del crudo iraní”, afirmó el sábado el titular de la cartera, Biyan Namdar Zangane.

A este respecto, el funcionario iraní agregó que Teherán tiene trazado un plan para contrarrestar los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por impedir la venta de crudo iraní. A su juicio, el proyecto sigue funcionando con éxito.

Zangane achacó los altos precios del petróleo en los mercados internacionales a las medidas antiraníes del presidente estadounidense, Donald Trump. También criticó la presión de EE.UU. sobre Arabia Saudí para que aumente su producción, para luego señalar que tales esfuerzos desestabilizan los mercados.

En la actualidad, está ocurriendo una guerra comercial, y nosotros seguimos adelante con nuestros trabajos. Hasta el momento, no ha habido grandes cambios en la producción y exportación del crudo iraní”, dijo el ministro de Petróleo de Irán, Biyan Namdar Zangane.

 

El ministro iraní recordó que las presiones de Washington van en contra de los principios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que tanto Teherán como Riad son miembros fundadores.

“Según los principios de la OPEP, el mercado petrolero no tiene que ser influenciado por la política, con el fin de que la demanda y la oferta determinen el precio final del crudo”, puntualizó.

En junio pasado, Trump hizo un llamado a todos los países que compran crudo a Irán a dejar de importar petróleo iraní “por completo” a partir de noviembre.

Para recuperar la hipotética falta del crudo iraní en los mercados, el inquilino de la Casa Blanca propuso a los saudíes, y a otros exportadores de petróleo, que elevaran a dos millones de barriles por día la producción petrolera.

En todo caso, los dirigentes persas aseguran que “nunca se podrá recortar los ingresos de Irán en lo que a las exportaciones de petróleo se refiere”.

mjs/lvs/rba/hnb

Commentarios