• Fachada del banco alemán Deutsche Bank, uno de los bancos europeos que han sido multados por invertir en Irán.
Publicada: sábado, 4 de marzo de 2017 7:03
Actualizada: sábado, 4 de marzo de 2017 7:30

Gran parte de los proyectos y acuerdos de inversión en Irán se han visto afectados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU. y se han quedado estancados.

Según informa el diario árabe Asharq Al-Awsat, citando fuentes bancarias europeas, Estados Unidos está obstaculizando el proceso de inversión extranjera en Irán complicando las actividades de los bancos europeos en el país persa.

“La mayoría de los proyectos y acuerdos de inversión extranjera en Irán se han visto afectados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU. (OFAC, por sus siglas en inglés) y se han quedado estancados”, señala el informe.

La mayoría de los proyectos y acuerdos de inversión extranjera en Irán se han visto afectados por la Oficina de control de Activos Extranjeros de EE.UU. (OFAC) y se han quedado estancados”, señala el informe del diario árabe Asharq Al-Awsat.

El diario alega que estas sanciones fueron impuestas antes de que Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., Rusia, Reino Unido, Francia y China, más Alemania) pactaran un acuerdo nuclear, conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), e impidieron cualquier interacción bancaria a individuos, empresas, bancos y organizaciones estadounidenses con la parte iraní.

“Hemos suspendido nuestras actividades especiales, ya que sentíamos cierta inquietud por las pesadas multas que nos iban a imponer (…)”, señala un banquero francés al diario.

 

En este contexto, un banquero alemán, que habló en condición de anonimato con el diario árabe, dijo que la mayoría de los encuentros financieros llevados a cabo por las delegaciones alemanas, francesas y suizas en Teherán, capital de Irán, tras la implementación del acuerdo nuclear, han sido infructuosos. “Existe una seria preocupación entre los bancos occidentales, ya que no quieren arriesgarse”, agregó.

El pacto nuclear iraní entró en vigor en enero de 2016 después de que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirmase que Teherán cumplió sus obligaciones marcadas en el tratado, hecho que dio lugar al cese de los embargos antiraníes en materia nuclear.

Pero la continuación de muchas sanciones antiraníes de EE.UU., en relación con otras cuestiones, ha hecho que muchos bancos occidentales no se atrevan a trabajar con instituciones e individuos iraníes, hecho que ha sido criticado por Teherán.

El pasado 22 de abril, el exsecretario estadounidense de Estado John Kerry prometió que Washington no obstaculizaría las actividades comerciales entre los distintos países e Irán, e instó a los bancos extranjeros a que aprovecharan la nueva oportunidad que se les brinda de hacer negocios con Irán.

mep/anz/hnb/msf

Comentarios