• Seyed Abás Musavi, portavoz de la Cancillería de Irán, ofrece una rueda de prensa en Teherán, la capital, 28 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 30 de junio de 2020 8:27
Actualizada: martes, 30 de junio de 2020 18:14

Irán rechaza las acusaciones sin base de Arabia Saudí y Baréin y señala que la seguridad de la zona no se logra sometiéndose a EE.UU.

Es una sorpresa que los países como Arabia Saudí, que en sí misma es fuente del terrorismo y extremismo en la región y que durante años ha apoyado la desestabilización de la zona al apoyar a los grupos terroristas como Al-Qaeda y Daesh (acrónimo árabe de EIIL), hayan hecho acusaciones infundadas contra la República Islámica de Irán que por su comportamiento responsable, ha impedido la maldad de los grupos terroristas contra los países de la región (Asia Occidental)”, ha condenado este martes el portavoz de la Cancillería del país persa, Seyed Abás Musavi.

Es una ironía amarga que los países que han matado a miles de personas, incluidos mujeres y niños yemeníes, con armas estadounidenses durante más de cinco años ya muestren apoyo a la solicitud del representante de Estados Unidos en su gira por la región para continuar el embargo de armas a Irán, ha apostillado el diplomático iraní.

Musavi ha instado a estos países a que dejen de hacer declaraciones irracionales y seguir ciegamente a Estados Unidos, símbolo de la opresión y la injusticia en el mundo, y crean que la seguridad no se proporcionará obedeciendo a Estados Unidos. “La única forma de crear estabilidad y seguridad en la región es cambiar los comportamientos hostiles y recurrir a las cooperaciones regionales”, ha dejado claro.

 

Estados Unidos y Baréin emitieron el lunes una declaración conjunta instando al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) a extender el embargo de armas convencionales a Irán, que expirará el próximo 18 de octubre, según la Resolución 2231 del CSNU, que valida el pacto nuclear del 2015.

En el documento alegaron que las sanciones serían una herramienta importante para contrarrestar los esfuerzos de Irán para proporcionar armas a sus grupos afiliados en la región, y que la falta de extensión del embargo de armas contra Irán amenazaría la estabilidad de los países de la zona.

El embargo de armas del CSNU a Irán se impuso para prohibir la venta y la exportación de armas a la República Islámica, sin embargo, tras el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), se decidió que tales medidas restrictivas finalizarán en octubre de 2020.

En este sentido, Rusia y China, dos miembros permanentes del CSNU, han rechazado el plan de EE.UU., enfatizando que Washington no tiene derecho a extender el embargo de armas a Irán, porque ya no es un signatario del pacto nuclear.

msm/ktg/tqi/msf