• Donald Trump, presidente de EE.UU., regresa a la Casa Blanca mientras afuera el pueblo pide justicia para George Floyd, 1 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 2 de junio de 2020 5:22

La decisión de Trump de esconderse en un búnker de la Casa Blanca para escapar de la ira popular, revela la gran mentira de la democracia y la libertad en el país.

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani, cuestionó el lunes la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de esconderse en la noche de viernes por una hora en el búnker subterráneo de la Casa Blanca durante las protestas en los exteriores de la residencia presidencial por la muerte del afrodescendiente George Floyd.

La gran mentira de la democracia y la libertad estadounidenses se puso en evidencia al esconderse Trump en el sótano de su ‘Casa Negra’ por temor al pueblo estadounidense”, puntualizó en su cuenta en Twitter.  

El alto funcionario iraní hizo hincapié en que los acontecimientos en Estados Unidos muestran más signos de la decadencia del “gran satán”.

 

Shamjani subrayó también el fracaso de Washington en poner en práctica las amenazas que lanzó para impedir el paso de los cinco buques cargados con gasolina y componentes de refinación que Irán envió a Venezuela con el fin de mitigar los efectos del bloqueo económico de EE.UU., que ha causado un severo desabastecimiento de combustible en el territorio venezolano.

Todos los petroleros llegaron sin contratiempos a sus destinos en el país caribeño. El quinto y último buque cisterna iraní, ‘Clavel’, ingresó el lunes a aguas venezolanas para descargar gasolina.

“La llamada superpotencia estadounidense y sus amenazas de guerra, asesinato y sanciones fueron anulados por la presencia de petroleros iraníes en el Caribe”, adujo Shamjani.

Varias ciudades y lugares de EE.UU., incluidas las inmediaciones de la Casa Blanca, se han convertido en escenario de movilizaciones en estos últimos días por el asesinato de Floyd, ocurrido el lunes en la ciudad de Mineápolis, después de estar al menos 10 minutos boca abajo contra el suelo, mientras un policía lo inmovilizaba con una rodilla en el cuello.

Trump ha avivado la llama de las protestas, con su respuesta amenazante y dura a las manifestaciones. Es más, el inquilino de la Casa Blanca, conocido por su postura racista, ha tachado de “matones” a los manifestantes y ha amenazado con emitir orden de tiroteo, si no cesan las marchas. Ha dicho, asimismo, que sus fuerzas están listas para soltar “los perros más feroces” en medio de las acciones de protesta.

Ante la ira de los manifestantes, Trump se vio obligado el viernes a esconderse en un búnker de la Casa Blanca. Conforme a la cadena local CNN, la primera dama, Melania Trump, y su hijo Barron también fueron llevados a ese recinto.

msm/ctl/nsr/msf