• Capitán del equipo de EEUU se disculpa por pronunciar mal ‘Irán’
Publicada: martes, 29 de noviembre de 2022 16:11
Actualizada: martes, 29 de noviembre de 2022 18:35

El capitán de la selección estadounidense de fútbol, Tyler Adams, se disculpa por pronunciar mal ‘Irán’ en una tensa rueda de prensa previa al partido Irán-EE.UU.

En una conferencia de prensa celebrada el lunes en Catar, la víspera del inicio del partido entre los dos países como parte del grupo B del Mundial Catar 2022, el periodista de la cadena PressTV cuestionó al capitán estadounidense Tyler Adams, cómo puede pretender apoyar al pueblo iraní si ni siquiera sabe pronunciar el nombre de Irán.

“Dices que apoyas a los iraníes y pronuncias mal el nombre de nuestro país. Nuestro país se pronuncia Irán y no ‘Airán’. Por favor, de una vez por todas, dejemos esto en claro”, dijo Milad Yavanmardi, periodista de PressTV.

Luego, el periodista cuestionó el racismo generalizado que sufren los afroamericanos en Estados Unidos. “¿Cómo te sientes representando a un país con tanta discriminación hacia la gente negra dentro de sus fronteras y donde tuvo lugar el movimiento Black Live Matters hace unos años?”, preguntó.

“Mis disculpas por pronunciar mal el nombre de tu país”, declaró Adams, luego intentando escapar de las respuestas afirmó que “hay discriminación en todas partes, una cosa que aprendí de vivir en el extranjero los últimos años, tener que adaptarte a otras culturas es que, en Estados Unidos, seguimos luchando por el progreso”.

La tensión siguió aumentando cuando otro periodista iraní denunció las sanciones unilaterales impuestas por Washington, que dificultan que los iraníes visiten EE.UU., mientras que los estadounidenses son bienvenidos en Irán. También criticó la presencia militar provocadora de EE.UU. en el Golfo Pérsico.

“El deporte es algo que debería acercar a las naciones y usted es un deportista. ¿Por qué no debería pedirle a su gobierno que retire su flota militar del Golfo Pérsico?”, preguntó el periodista al entrenador del equipo de fútbol estadounidense, Gregg Berhalter.

“No sé lo suficiente sobre política. Soy entrenador de fútbol”, respondió Berhalter, claramente no preparado para las preguntas que le hizo el periodista. “Y no estoy muy versado en política internacional, así que no puedo comentar sobre eso”, agregó.

 

EE.UU. había intencionalmente iniciado la tensión con Irán en este campo, después de que la Federación de Fútbol estadounidense modificara la bandera nacional de Irán, mostrándola en las redes sociales sin el emblema de la República Islámica para expresar su apoyo a los vándalos en Irán antes del partido de los dos países.

En reacción, la Federación de Fútbol de Irán envió de inmediato un mensaje de protesta a la FIFA por correo electrónico, urgiendo al órgano rector el fútbol enviar un aviso a la Federación de Fútbol de EE.UU. y tomar una medida seria contra la institución norteamericana.

Según las normas de la FIFA, la selección de fútbol de EE.UU. debe ser sancionada con una suspensión de al menos diez partidos por violar la identidad nacional y religiosa de Irán.

Tras varios días, Berhalter, finalmente, rompió el silencio y se disculpó “en nombre de los jugadores y del personal” del equipo por la modificación de la bandera iraní, asegurado que ni él ni sus jugadores participan en las publicaciones de las redes sociales de la Federación de Fútbol de Estados Unidos. La publicación de la bandera cercenada de Irán después fue eliminada.

El partido de este martes por la noche es muy crucial para ambos lados, ya que el ganador se llevará todo y avanzará a octavos de final del Mundial.

Pese a los intentos de los medios estadounidenses para imponer una presión psicológica para los jugadores iraníes, el entrenador del equipo estadounidense reconoció en la rueda de prensa que no será fácil medirse a Irán en el Mundial. Berhalter recordó cómo Irán ganó a EE.UU. en el Mundial de Francia 1998 en el segundo partido y acabó con las opciones de avanzar de los yanquis.

“Es un juego que sigue en mi mente. Me carcome porque lo que vi, desde el silbatazo inicial, era un equipo que realmente quería ganar y otro que no. Irán quiso ganar con todo y jugaron comprometidos, enfocados. Para que nosotros tengamos una oportunidad de avanzar, tenemos que tener esa mentalidad”, dijo.

ftm/ncl/rba