• ‘Combustible incautado por Irán iba a ser utilizado contra Yemen’
Publicada: martes, 1 de noviembre de 2022 14:53

El combustible de contrabando del buque cisterna confiscado por Irán en el Golfo Pérsico se utilizaba contra el pueblo de Yemen, revela un militar del país persa.

El comandante de la 1.ª Región de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CCRI) de Irán, el general de brigada Abás Qolamshahi, ha ofrecido más detalles de este barco extranjero que transportaba 11 millones de litros de diésel de contrabando en las aguas del Golfo Pérsico.

El petrolero, de 144 metros de eslora y registrado en Panamá con 21 tripulantes no iraníes a bordo, había repostado en las aguas territoriales de uno de los países vecinos de Irán y estaba transportando el combustible cargado a un país fuera del Golfo Pérsico que, a su vez, pretendía utilizar este combustible contra el pueblo oprimido de Yemen”, ha declarado el titular iraní.

Qolamshahi ha detallado que este buque cisterna es uno de los barcos que transportan combustible de contrabando en la región, y como repostó en aguas territoriales de países vecinos y estaba lejos de alcance, fue incautado en un operativo cuando salía del Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz.

 

Según ha señalado el general iraní, hasta el momento, la Armada del CGRI, en el marco de su misión para evitar el saqueo de los recursos nacionales, ha descubierto más de 14 880 000 litros de combustible de contrabando de todo tipo de embarcaciones ligeras y pesadas, y el buque recién incautado solo transportaba más de 11 millones de litros de combustible de contrabando por un valor de más de 6,5 millones de dólares.

El comandante ha subrayado que se trata de una red organizada de contrabando de combustible que recibía combustible de embarcaciones ligeras en las aguas costeras de los países vecinos de la República Islámica. Las autoridades iraníes informaron el lunes sobre la confiscación de este petrolero.

El Cuerpo de Guardianes y la Armada de Irán han reforzado la lucha contra ese ilegal negocio lucrativo que se aprovecha de los subsidios gubernamentales al precio de combustible en el país persa. En los últimos meses, se han confiscado varias embarcaciones, tanto iraníes como extranjeras, por dedicarse al trasiego ilegal de carburantes y su traslado a los países vecinos.

Irán ha prometido una y otras veces que el Golfo Pérsico nunca será un lugar seguro para los contrabandistas.

msm/rba