• Barcos militares de Irán realizan maniobras en la isla persa de Qeshm, 22 de diciembre de 2018. (Foto: Tasnim)
Publicada: viernes, 11 de enero de 2019 2:01
Actualizada: viernes, 11 de enero de 2019 3:09

Si EE.UU. comete errores en el Golfo Pérsico, Irán le hará sufrir una derrota igual a la que experimentó en la Bahía de Cochinos, dice un comandante iraní.

El comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el contralmirante Ali Reza Tangsiri, volvió a denunciar el jueves la ilegal presencia militar de Estados Unidos en las aguas del Golfo Pérsico.

El alto mando castrense iraní dijo que los enemigos no se atreverán a cometer errores en el citado golfo porque conocen de las capacidades defensivas del país persa, pero aseguró que, de hacerlo, Irán hará que los estadounidenses sufran una fuerte derrota.

“Ciertamente, ellos no cometerán ningún error de cálculo, y en el caso de que eso suceda, nosotros les daremos una fuerte bofetada, haremos que sufren otra vez una derrota como la que experimentaron en la invasión de Bahía de Cochinos”, advirtió Tangsiri.

La invasión de Bahía de Cochinos, también conocida como invasión de Playa Girón o la batalla de Girón, fue una operación militar lanzada en 1961 por el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, disidentes cubanos y agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para derrocar al líder cubano, Fidel Castro.

El operativo fue un fracaso para Washington, pues fue completamente neutralizado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba en menos de 65 horas. Más de un centenar de soldados invasores murieron, y los cubanos capturaron a otros 1200, junto con importante material bélico.

Ciertamente, ellos (los estadounidenses) no cometerán ningún error de cálculo, y en el caso de que eso suceda, nosotros les daremos una fuerte bofetada, haremos que sufren otra vez una derrota como la que experimentaron en la invasión de Bahía de Cochinos”, advirtió el comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el contralmirante Ali Reza Tangsiri.

 

Tangsiri destacó la seguridad reinante en las aguas del Golfo Pérsico, señalando que tal situación es fruto de los esfuerzos de Irán y recalcó que el país persa no dejará que las fuerzas foráneas socaven esta seguridad.

El comandante iraní condenó además la presencia del portaviones de propulsión nuclear USS John C. Stennis en las aguas del Golfo Pérsico y advirtió de las consecuencias negativas que provocará la nave para el medioambiente.

“El Golfo Pérsico es un golfo cerrado de unos 250 000 kilómetros de extensión. Por lo que la presencia de un portaviones de propulsión nuclear puede causar serios problemas ambientales en la zona”, alertó.

La República Islámica ya ha dicho que las fuerzas iraníes vigilan de cerca todos los movimientos de buques de guerra regionales y ajenos a la zona que se aproximan al Golfo Pérsico.

La Fuerza Naval del Ejército de Irán ha incrementado también su presencia en aguas territoriales e internacionales para proteger las rutas navales y proporcionar seguridad a sus buques mercantes y petroleros.

mnz/ctl/fmd/rba

Comentarios