• El subsecretario del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) para asuntos políticos, Rasul Sanai Rad.
Publicada: sábado, 18 de febrero de 2017 7:47

Un alto cargo castrense del CGRI asegura que EE.UU. será el gran perdedor en caso de una eventual guerra entre el país norteamericano e Irán.

“Sin duda alguna Estados Unidos saldrá perdiendo en caso de una eventual guerra entre Washington y Teherán”, advirtió el viernes el subsecretario del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) para asuntos políticos, Rasul Sanai Rad.

En este sentido, recordó que los marines estadounidenses que fueron retenidos por la Armada del CGRI en aguas del Golfo Pérsico el 12 de enero de 2016 habían admitido en su país que se habían rendido ante las Fuerzas Armadas iraníes para evitar una confrontación con el país persa. 

Sin duda alguna Estados Unidos saldrá perdiendo en caso de una eventual guerra entre Washington y Teherán”, advirtió el subsecretario del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) para asuntos políticos, Rasul Sanai Rad.

“Ellos (los marines estadounidenses) sabían muy bien que una eventual confrontación entre EE.UU. e Irán sería muy costosa para Washington, de hecho, estaban contentos por haber impedido una guerra entre ambas naciones”, agregó.

Asimismo, destacó las capacidades defensivas del país persa, en particular del CGRI, y dijo que este cuerpo está preparado para hacer frente a cualquier amenaza externa y dar una respuesta aplastante a quienes quieran agredir al país persa.

“El CGRI ha dado pasos significativos a la hora de proveer seguridad al país, de hecho, actualmente estamos más preparados que nunca y eso significa que hemos hecho retroceder a nuestros enemigos en todos sus intentos de atacarnos”, subrayó.

 

Para Sanai Rad, la mejor opción para garantizar la seguridad del país es evitar, de antemano, cualquier confrontación, porque el enemigo calcula todas las dimisiones de una confrontación bélica antes de emprender cualquier guerra y "si cambiamos las condiciones de tal forma que el enemigo piense que cualquier confrontación puede ser costosa y dañina, abandonará la idea de atacar".

En los últimos años, Irán ha logrado amplios avances en el sector de la defensa pese a las sanciones, y ya es autosuficiente en la producción de equipos y sistemas militares esenciales para su sistema defensivo.

No obstante, la República Islámica asegura que su poder defensivo no representa ninguna amenaza para otros países, ya que la doctrina defensiva de Irán radica en la disuasión.

mep/anz/hnb/msf

Comentarios