• El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla ante los embajadores y representantes extranjeros en Teherán (capital iraní), 9 de febrero de 2017.
Publicada: jueves, 9 de febrero de 2017 18:12
Actualizada: viernes, 10 de febrero de 2017 21:15

Hasan Rohani resalta que la capacidad militar de Irán es netamente defensiva, pues el país persa no está dispuesto a intervenir en asuntos internos de otros.

“El poder militar de Irán está destinado exclusivamente a defender el país”, ha recalcado el presidente de la República Islámica de Irán en una ceremonia que contó con la presencia de embajadores y enviados extranjeros en Teherán (capital iraní).

En el evento celebrado con motivo del 38º aniversario de la victoria de la Revolución Islámica de Irán, el jefe del Gobierno iraní ha evocado que Teherán “nunca ha invadido” ningún país y no tiene la intención de hacerlo.

El poder militar de Irán está destinado exclusivamente a defender el país”, subraya el presidente de la República Islámica de Irán, Hasan Rohani.

“Nuestras armas están destinadas a defender el país y no debemos permitir que ciertos partidos difundan ilusiones para crear ambientes insalubres en la región y en el mundo”, ha asegurado el presidente Rohani.

A continuación, ha hecho hincapié en la postura de Teherán que aboga por estrechos vínculos entre las naciones de todo el globo, declarando que los Gobiernos tienen la obligación de impulsar el acercamiento de los pueblos para aprovechar los intereses comunes.

Además, ha mencionado que hace 38 años, una gran revolución en el Oriente Medio salió victoriosa a través de la mera confianza en el pueblo a pesar de que el régimen del derrocado dictador iraní Mohamadreza Pahlavi tenía respaldos de muchos países, incluido EE.UU.

Los iraníes saldrán el viernes a las calles a lo largo y ancho del país para festejar la victoria de la Revolución Islámica en un momento de creciente beligerancia contra la República Islámica de Irán por parte de la nueva Administración estadounidense bajo el liderazgo de Donald Trump.

Los funcionarios norteamericanos han aumentado recientemente sus comentarios hostiles hacia Irán, utilizando las exitosas pruebas de misiles del país persa bajo el pretexto de que estas violan la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), algo que niegan tanto los iraníes como los socios del propio EE.UU.

Irán argumenta que su programa de misiles es un derecho inalienable de la nación persa bajo el derecho internacional y la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y al mismo tiempo reitera que su fuerza militar no representa ninguna amenaza para otros países y está avanzando de acuerdo con el plan del país para aumentar su poder de disuasión.

zss/rha/fdd/hnb

Comentarios