• La Fuerza Naval del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) en el Golfo Pérsico.
Publicada: jueves, 25 de agosto de 2016 18:06

El ministro persa de Defensa advierte de que Irán hará frente a todo buque extranjero que pretenda penetrar en sus aguas territoriales con intenciones ‘agresivas’.

"Si cualquier buque extranjero entra en nuestras aguas, le daremos una advertencia y si se trata de un acto de agresión, le haremos frente", ha declarado este jueves el general de brigada Husein Dehqan, titular de la Cartera.

Al preguntarle los periodistas sobre el suceso en que cuatro barcos del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) realizaron el miércoles una maniobra muy cerca de un buque de guerra estadounidense, Dehqan ha señalado como “natural” que un Estado realice tales movimientos para proteger su seguridad.

Si cualquier buque extranjero entra en nuestras aguas, le daremos una advertencia y si se trata de un acto de agresión, le haremos frente", ha afirmado el ministro de Defensa de Irán, el general de brigada Husein Dehqan.

El portavoz del Mando Central de Estados Unidos, Kyle Raines, ha confirmado que los barcos estaban en aguas iraníes y ha asegurado que el buque norteamericano de guerra USS Nitze (DDG-94) "cambió su curso varias veces en las proximidades de las instalaciones petrolíferas marítimas, en un intento por mantener la separación".

Un helicóptero aterriza sobre el buque de guerra estadounidense USS Nitze (DDG-94).

 

Asimismo, Rains ha afirmado que el incidente tuvo lugar en el estrecho de Ormuz (sur) y ha denunciado el acercamiento de los barcos iraníes, supuestamente peligroso por su alta velocidad, causa de una situación alarmante para los estadounidenses, que según él podría haber causado enfrentamientos y haber obligado al destructor a tomar medidas "defensivas".

Sin embargo, el general Dehqan ha destacado que las unidades de la Marina de la República Islámica de Irán tienen a su cargo la seguridad marítima en el Golfo Pérsico. “Naturalmente, nuestros barcos monitorean en permanencia la evolución y los movimientos en la región de buques extranjeros”.

El 12 de enero, el CGRI anunció la detención de dos lanchas militares estadounidenses, con 10 tripulantes (9 hombres y una mujer) a bordo, que se habían adentrado en aguas de Irán, a unas tres millas de la isla Farsi, en el Golfo Pérsico. Irán los liberó después de que los estadounidenses se comprometieran a no volver a cometer “errores similares”.

bhr/mla/nal

Comentarios