• El vicecomandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de brigada Seyed Masud Yazayeri.
Publicada: lunes, 4 de abril de 2016 21:34
Actualizada: martes, 5 de abril de 2016 10:07

Un general de alto rango iraní subraya que el poderío misilístico de la República Islámica se considera una “línea roja” y denuncia las intromisiones de EE.UU. en el programa defensivo del país persa.

La Casa Blanca debe tener en cuenta que las capacidades defensivas y el poderío misilístico (de Irán), en particular en la actual coyuntura, donde hay un montón de tramas y amenazas, están entre las líneas rojas de la nación iraní puesto que son necesarios para la seguridad nacional (…)”, ha recalcado este lunes el vicecomandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de brigada Seyed Masud Yazayeri.

Tras tachar de “incorrectos y equivocados” los cálculos de los estadounidenses sobre la República Islámica, Yazayeri ha reiterado que Teherán no permitirá que nadie obstruya las capacidades misilísticas y defensivas del país persa.

La Casa Blanca debe tener en cuenta que las capacidades defensivas y el poderío misilístico (de Irán), en particular en la actual coyuntura, donde hay un montón de tramas y amenazas, están entre las líneas rojas de la nación iraní puesto que son necesarios para la seguridad nacional (…)", ha dicho el vicecomandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de brigada Seyed Masud Yazayeri.

A continuación, ha descrito como “ridículos” los recientes esfuerzos del presidente estadounidense, Barack Obama, para relacionar la eliminación de las sanciones antiraníes con el cese de programa de misiles de Irán.

Hoy en día, el hecho de que Washington haga promesas y luego las rompa es un tema innegable, ha precisado Yazayeri.

Washington y algunos de sus aliados europeos han calificado las recientes pruebas de misiles de Irán de violación de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y han abogado por nuevas sanciones contra Teherán.

Frente a las acusaciones estadounidenses, Irán ha garantizado que su capacidad defensiva no constituye en absoluto una amenaza regional y sirve para preservar la soberanía y la integridad territorial del país. Según el Gobierno iraní, esos misiles son armas convencionales de legítima defensa.

Asimismo, las autoridades iraníes, en reiteradas ocasiones, han remarcado que los misiles balísticos que se están desarrollando en el país no caen dentro de las restricciones impuestas por la resolución del CSNU, ya que no están diseñados para lanzar ojivas nucleares.

alg/ncl/hnb

Comentarios