• La región de Abu Sir en Egipto incluye las tumbas de los reyes de la Quinta Dinastía, incluida la pirámide del rey Sahure.
Publicada: lunes, 1 de agosto de 2022 2:07

Un equipo de arqueólogos ha descubierto un edificio de adobe que pudiera ser uno de los cuatro templos del sol de la Quinta Dinastía del Antiguo Egipto.

Un grupo de arqueólogos italianos y polacos que trabaja en el templo del faraón Ni Osir Ra, al norte de Abu Sir, en las inmediaciones de la necrópolis de Saqqara, descubrió lo que podría ser uno de los cuatro templos solares perdidos de la Quinta Dinastía de Egipto (de 2494 a.C. a 2345 a.C.).

Estudios preliminares sugieren que la estructura sería uno de los cuatro templos del sol de esta dinastía faraónica, conocidos a través de fuentes históricas y que no han sido hallados hasta el momento, afirmó Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, quien aseguró que el equipo completará excavaciones en el sitio para obtener más evidencias.

A este posible templo se accede a través de una entrada de piedra caliza, que conduce al área ubicada entre los almacenes (en el norte) y el amplio patio (al oeste), donde hay un piso pavimentado de adobes que contiene enormes bloques de cuarzo, algunos de los cuales tienen una cara lastrada y están empotrados debajo del piso del templo, detalló el experto.

 

Por su parte, Ayman Ashmawy, jefe del Sector de Antigüedades Egipcias del Consejo, dijo que los restos del edificio indican que fue construido con ladrillos de barro, y detalló que en el sitio se descubrieron vasijas de cerámica, que pueden haber sido utilizadas en rituales de fundación del templo.

Asimismo, Mohamed Yusef, director del Distrito de Antigüedades de Saqqara, precisó que los depósitos de los cimientos se encontraron al nivel de la pared de adobe, y consistían en jarras de cerveza y ollas de barro, algunas con un borde rojo.

En el lugar se encontraron también fragmentos de sellos de arcilla con nombres reales, incluido el del faraón Shepseskare de la Quinta Dinastía, sobre el cual se tiene poca información, comentó Rosanna Birley, jefa de la misión de la Universidad de Nápoles.

Según los expertos, estos templos solares se construían para los faraones mientras estaban vivos para otorgar a los gobernantes el estatus de dioses, en contraste con las pirámides que les aseguraban ser dioses también en la otra vida.

ftm/ctl/hnb