• Villasenin: EEUU usa las redes sociales para desestabilizar a Cuba
Publicada: jueves, 18 de noviembre de 2021 22:48
Actualizada: viernes, 19 de noviembre de 2021 2:09

EE.UU. recurre a formas mediáticas modernas y tradicionales para convocar marchas opositoras con el propósito de desestabilizar a Cuba, opina un analista.

Lo que se vio en Cuba fue un intento de montar una operación internacional, a través de las redes sociales y los medios de comunicación tradicionales, en el cual se pretendía mostrar una Cuba sumergida en el caos como se hizo varios meses”, ha afirmado el analista internacional Lucas Manuel Villasenin, durante una entrevista concedida este jueves a la cadena HispanTV.

Sin embargo, todos esos intentos de la oposición fueron en vano, “fue una derrota mediática que pretendían montar pero que no sucedió. No se expresó en las calles de La Habana (capital) ni en ninguna de las ciudades cubanas”, ha remarcado Villasenin.

De esta forma, el experto se ha referido a la convocatoria de la oposición, con el patrocinio del Gobierno estadounidense, para que el lunes, 15 de noviembre, los cubanos se vistan de blanco y salgan a las calles de la isla, colgaran una sábana blanca en su ventana o publicaran contenidos “online” a favor de la iniciativa contra el Gobierno de Cuba.

Asimismo, ha señalado que, por el contrario, lo que se vivió fue “un día de celebración para todos los cubanos”, pues las autoridades anunciaron que a partir del 15 de noviembre se abrían las fronteras para el turismo internacional, una de las principales fuentes de ingresos de la mayor de las Antillas, que se ha visto paralizado por la pandemia del coronavirus.

Con respecto a la estrategia de máxima presión de Estados Unidos contra Cuba, Villasenin ha destacado que son un fracaso las políticas de Washington hacia La Habana. “El país norteamericano ya está acostumbrado a esos sabores amargos”, ha señalado.

Además, critica la indiferencia de EE.UU. ante la voluntad de los pueblos, en este caso de los cubanos, e inclusive de la mayoría del mundo, que exigen el fin del férreo bloqueo que impone a Cuba desde hace más de seis décadas.

 

Las autoridades cubanas también consideraron una derrota de oposición cubana y EE.UU. la convocatoria de la marcha opositora del 15-N y dijeron que fue “un lunes de celebración” en la isla, recalcando que no hubo ni protestas ni represión ni de militarización en la isla.

Estados Unidos patrocina la realización de protestas —como la que tuvo lugar el 11 de julio— contra el Gobierno de Cuba, apuntando la situación económica, pero no explica que los cubanos sufren por el bloqueo que viene imponiendo Washington a la isla desde hace más de 60 años, incluso en medio de la pandemia.

El Gobierno cubano considera las marchas opositoras como un “golpe suave” y una “provocación” que busca una intervención en la isla y un cambio de la forma de gobierno, la cual fue elegida por el pueblo en las urnas.

Fuente: HispanTV Noticias

mep/ncl/mkh