• El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, habla durante una conferencia de prensa en La Habana, 19 de febrero de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 13 de julio de 2021 22:11
Actualizada: miércoles, 14 de julio de 2021 2:51

Cuba rechaza el apoyo de Uruguay y Brasil a las protestas estalladas en la isla y advierte de que esta injerencia se basa en el desconocimiento de la realidad.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, en un mensaje publicado este martes en su cuenta de Twitter, ha repudiado las declaraciones del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, en las que instó a la comunidad internacional a posesionarse a favor de los disturbios registrados el pasado domingo en Cuba y ha dicho que La Habana interpreta estos comentarios como una intromisión en los asuntos del país caribeño, producto del desconocimiento de lo que sucede en la isla.

El jefe de la Diplomacia cubana ha ensalzado “el coraje y la libertad del pueblo cubano” para defenderse desde hace más de 60 años de Estados Unidos, que ejerce un bloqueo comercial, económico y financiero contra Cuba.

Retóricas de Bolsonaro buscan desviar la opinión pública de su corrupción

En la misma red social, Rodríguez ha cargado contra las afirmaciones del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, respecto a dichas protestas. “Debería arreglar su negligente actuación, que contribuye al lamentable fallecimiento de cientos de miles de brasileños por la COVID-19 y a aumentar la pobreza”, ha dicho el canciller cubano dirigiéndose al mandatario del gigante suramericano.

Además, ha considerado que Bolsonaro “debería prestar atención a hechos de corrupción que lo involucran y no desviarla mirando superficialmente a Cuba”.

Los cubanos viven una situación muy difícil desde hace muchos años por las sanciones de Estados Unidos, que prohíben el comercio con compañías cubanas, por lo que, pese a los esfuerzos del Gobierno de Miguel Díaz-Canel para proveer suministros alimentarios y sanitarios a los ciudadanos, se han logrado pocos avances.

Además, EE.UU. busca instigar el caos en la isla, apoyando a elementos contrarrevolucionarios. En esta línea, el domingo se produjeron protestas en varias ciudades cubanas que se fraguaron a través de medios y redes sociales al servicio del imperialismo. En reacción, miles de cubanos salieron a las calles para salvaguardar la Revolución cubana.

Ante este nuevo episodio de injerencia estadounidense, Cuba ha recibido cientos de mensajes de solidaridad de las organizaciones de derechos humanos y de países que se han mostrado en contra de las medidas coercitivas de Washington y su discurso intervencionista.

krd/ncl/tqi