• El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ofrece un discurso desde el Palacio de la Revolución en La Habana, la capital, 30 de abril de 2020.
Publicada: viernes, 1 de mayo de 2020 10:27

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, afirma que Cuba no cede en batalla contra el coronavirus, y destaca buenos resultados para tratar la COVID-19.

“No es hora de bajar la guardia, es hora de seguir la estrategia en nombre de quienes trabajan para poner fin al nuevo coronavirus”, afirmó el jueves Díaz-Canel en una reunión de análisis de medidas para la prevención y control de la COVID-19, causada por el nuevo coronavirus.

El mandatario cubano reconoció buenos resultados de los ensayos clínicos desarrollados en las terapias en el país para tratar la enfermedad, al añadir que en Cuba, por quinto día consecutivo, hay más altas médicas que nuevos contagios.

Con todo esto, advirtió que este comportamiento alentador no puede crear falsos optimismos y llamó a no descuidar el combate que, a su juicio, es una batalla por la vida en medio del creciente cerco económico impuesto por EE.UU.

En este sentido, aseguró que en estos momentos deben centrarse los esfuerzos en trabajar en los focos y seguir con medidas que permitan detectar precozmente a los enfermos, con la contribución de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones que aporten información en el orden epidemiológico, insistiendo en el aislamiento social.

 

Además, llamó a poner las nuevas tecnologías de la comunicación en función del combate contra la COVID-19, que aportan información a los modelos matemáticos que estudian el desarrollo de la enfermedad en la isla.

El nuevo coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan, ha dejado hasta el momento 1501 contagiados y 61 muertos en Cuba.

Desde el comienzo del brote del virus, Cuba ha enviado cientos de médicos y enfermeros a varios países del mundo para contribuir en la lucha contra la COVID-19 mientras es víctima del bloqueo y de las presiones injustas de Estados Unidos.

Asimismo, ha usado con éxito el fármaco Interferón Alfa 2B, producido en la isla, para frenar la propagación del virus y, de hecho, unos 15 países han solicitado la compra de este medicamento.

nkh/ktg/nlr/mrg