• El líder norcoreano, Kim Jong-un, en una reunión del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Pyongyang (capital), 19 de agosto de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 23 de agosto de 2020 16:50

Exfuncionario de Corea del Sur contribuye a alimentar la rumorología sobre el deterioro de la salud del líder norcoreano, Kim Jong-un; dice que “está en coma”.

Chang Song-min, exasistente del fallecido presidente de Corea del Sur Kim Dae-jung, ha expresado este domingo a los medios surcoreanos que el líder de Corea del Norte “está en coma” y que la entrega de parte de sus poderes a sus colaboradores más cercanos, incluida su hermana menor, Kim Yo-jong, puede evidenciar este hecho.

“Valoro que está en coma, pero su vida no ha terminado”, ha señalado, para luego añadir que “no se ha conformado una estructura de sucesión completa, por lo que Kim Yo-jong está siendo llevada a la vanguardia, ya que el vacío no se puede mantener durante un período prolongado”.

Esto después de que el Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, por sus siglas en inglés) de Corea del Sur informara el jueves que la hermana menor del líder norcoreano, que ya es la primera subdirectora departamental en el Comité Central del Partido de los Trabajadores, durante una sesión informativa a puertas cerradas ante la Asamblea Nacional, fue puesta al frente de la política hacia Corea del Sur y EE.UU., así como otros asuntos generales, tras una “delegación de poder”.

 

Pese a que Kim Yo-jong es la líder número dos de facto, apostilló el NIS, el líder norcoreano “no ha elegido a un sucesor” y todavía mantiene su autoridad absoluta. Conforme al servicio de inteligencia, estos cambios de poder buscan “aliviar el estrés” relacionado con los asuntos gubernamentales que recaen en Kim.

Hace meses, la ausencia de Kim en importantes actos oficiales durante cerca de tres semanas suscitó que empezaran a circulan especulaciones y rumores sobre su estado de salud e incluso su posible muerte. No obstante, el líder norcoreano apareció el 1 de mayo en público y acalló todas las conjeturas.

El líder norcoreano, que al parecer tiene 36 años, padece de dolencias relacionadas con la obesidad, además de ser un gran fumador, con los problemas de salud que ello acarrea. Sus complicaciones de salud, sin embargo, suelen estar rodeadas de gran misterio.

Medios de comunicación de todo el mundo indican que, si muere el líder de Corea del Norte, Kim Yo-Jong, de 32 años, le sucederá en el poder.

mrp/anz/myd/mkh