• Corea de Norte pasa 2019 con tensión y confrontación con EEUU
Publicada: sábado, 28 de diciembre de 2019 15:45

Corea del Norte es la historia de un matrimonio que jamás se consumó. Ni acuerdo, ni cooperación, ni solución.

Lo que parecía una gran boda y que comenzó hasta con cartas casi de amor, dio paso primero al estancamiento, y luego al aumento de reproches.

La segunda cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un, en Vietnam, es la clave en la historia de este año: No se pusieron de acuerdo sobre el alivio de las sanciones ni la desnuclearización.

En el año 2019 hubo cosas positivas, negativas y controvertidas.

Lo bueno fue que Corea del Sur y EE.UU. deciden terminar sus ejercicios militares anuales que generaban tensión.

Pero lo malo fue que Trump insistiera en mantener las sanciones contra Corea del Norte hasta la completa desnuclearización.

También marcó el año, la disposición de Kim Jong-un para una tercera cumbre para buscar soluciones constructivas.

El líder norcoreano también estrechó lazos con China y con Rusia. Se reunió por primera vez con el presidente ruso Vladimir Putin en Vladivostok. Y en dos ocasiones con el presidente de China, Xi Jinping.

Corea del Norte lanzó más pruebas de cohetes y misiles balísticos de corto alcance, entre ellos uno novedoso y otro desde un submarino.

EEUU incautó un buque norcoreano presuntamente utilizado para vender carbón y evadir las sanciones. Pyongyang acusó a Washington de ignorar todo lo dialogado hasta ahora.

Trump después dijo haber recibido una “hermosa carta” de Kim Jong-un y Corea del Norte dijo haber recibido otra carta de Trump con un contenido excelente.

El presidente de EE.UU. se reunió de nuevo con Kim en la zona desmilitarizada, y se convirtió en el primer presidente de EE.UU. que pisa Corea del Norte. Se dieron la mano y reanudaron las negociaciones.

Sin embargo, Pyongyang denunció la continuación de políticas hostiles. El mismo día del encuentro, EE.UU. pidió al resto de países fortalecer las sanciones contra el país asiático.

Estados Unidos y Corea del Sur lanzaron unos ejercicios militares aéreos conjuntos, lo que despertó más tensiones.

Los países europeos del Consejo de Seguridad de ONU tacharon los lanzamientos de misiles norcoreanos de provocación, y pidieron un diálogo constructivo con EE.UU.

Trump, entonces, dijo estar abierto a un nuevo método para los diálogos.

Tras 8 meses de estancamiento, iniciaron diálogos en Estocolmo, Suecia. No hubo consenso y las conversaciones volvieron a fracasar.

Corea del Norte le dio hasta final de año a Trump para cambiar su política hostil. Amenazó con retomar las pruebas de misiles y dijo que todo depende de la actitud de EEUU.

EE.UU. consideró a Corea del Norte como un estado patrocinador del terrorismo. Y Pyongyang advirtió que el canal de diálogo entre ambos se reducía cada vez más.

Trump sugirió que utilizaría la fuerza militar contra Pyongyang y volvió a usar uno de sus viejos apodos para Kim Jong Un.

El Ejército norcoreano expresó su decepción, y advirtió que cualquier ataque tendría una respuesta rápida.

El año acabó así con más tensión y confrontación.

mag/nii/

Comentarios