• Una pantalla de televisión en una estación de tren en Corea del Sur muestra el lanzamiento de un misil balístico norcoreano sobre Japón, 15 de septiembre de 2017.
Publicada: lunes, 13 de noviembre de 2017 19:00
Actualizada: lunes, 13 de noviembre de 2017 23:50

Un estudio indica que Corea del Norte podría desarrollar misiles capaces de alcanzar la Casa Blanca.

Un análisis elaborado por American University baraja la posibilidad de que Misiles Balísticos Intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) de Corea del Norte podrían tener un rango de acción 3000 kilómetros mayor que los misiles nucleares estadounidenses.

Los misiles norcoreanos, señala la investigación, podrían llegar hasta los 16.000 kilómetros, lo que les permitiría alcanzar Washington, e incluso golpear la propia Casa Blanca.

Sin embargo, los expertos de la citada universidad estadounidense han indicado que los misiles serían capaces de llegar a la Casa Blanca, solo en caso de que no llevaran una ojiva nuclear, pues “de hacerlo, disminuiría la distancia, la precisión y la capacidad del cohete para sobrevivir durante la reentrada en la atmósfera”.

El alcance de los misiles de Pyongyang, asimismo, dependería del número de ojivas nucleares, así como de las cuestiones geopolíticas, ha expresado Harrison Akins, investigador del Howard Baker Center, citado por la revista Newsweek

La amenaza real de Corea del Norte tiene que ver con una potencial escalada del conflicto en la península coreana, o con Japón como blanco, no con enviar una bomba nuclear a través del Pacífico para golpear Estados Unidos”, sostiene Harrison Akins, investigador del Howard Baker Center.

 

“La amenaza real de Corea del Norte tiene que ver con una potencial escalada del conflicto en la península coreana, o con Japón como blanco, no con enviar una bomba nuclear a través del Pacífico para golpear Estados Unidos”, ha sostenido Akins.

Alarmado por lo que define como amenaza de los misiles de Pyongyang, Washington ha adoptado medidas, como el envío del portaviones, entre ellos el USS Carl Vinson de propulsión nuclear, las maniobras militares conjuntas Washington-Seúl, así como el despliegue en Corea del Sur del escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés).

Ante estas “provocaciones” y “hostilidades”, Corea del Norte ha lanzado varias amenazas contra EE.UU., además de defender su derecho a autodefensa. En mayo, aseguró que el Ejército de Pyongyang “reducirá a cenizas” la Casa Blanca, si Washington pretende destruir al país del sudeste asiático.

tqi/ctl/msm/rba