• Vehículos del Ejército norcoreano portan misiles balísticos durante un desfile militar en Pyongyang.
Publicada: jueves, 2 de noviembre de 2017 8:40

Corea del Norte está desarrollando misiles que podrían alcanzar EE.UU., cuando no han pasado ni seis meses desde que Pyongyang lanzó su primer misil intercontinental.

Es la advertencia que lanza un funcionario estadounidense citado este jueves bajo condición de anonimato por la cadena de televisión CNN. Este nuevo Misil Balístico Intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) sería apenas parte de un esfuerzo acelerado de Pyongyang para mejorar su capacidad de ataque con misiles y armas nucleares cuanto antes, continúa el medio.

Todas estas mejoras de Pyongyang, alega el funcionario consultado, están forzando a Estados Unidos a volver a calcular el momento de la amenaza que un misil norcoreano podría representar para el país norteamericano y la necesidad de actualizar continuamente las opciones de respuesta que dispondría Washington en el caso de ser atacado.

Se están realizando nuevas y adicionales mejoras para el combustible nuclear de los lanzadores de misiles norcoreanos, los sistemas de guía y de precisión, según han dicho fuentes a CNN. Washington ve muy probable que en 2018 Corea del Norte pueda dar el paso crítico de colocar una ojiva nuclear miniaturizada sobre un misil intercontinental, de acuerdo con las autoridades.

 

Mientras tanto, se espera que antes de que finalice este año, el Pentágono termine el análisis de la llamada Revisión de Postura Nuclear y la Revisión de Defensa de Misiles Balísticos, dos programas que de ser llevados a cabo, completará el escenario de gastos de miles de millones de dólares que durante décadas se ha destinado al armamento estadounidense para contrarrestar aquella supuesta amenaza tal como ahora la representa Corea del Norte.

Todo ello a pocos días del viaje del presidente estadounidense, Donald Trump, a la región del Pacífico occidental, donde planea visitar los territorios de sus aliados, Japón y Corea del Sur, en medio de las interminables amenazas de guerra entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, que han desatado la tensión en la zona.

Pyongyang defiende que realiza sus pruebas nucleares y balísticas en función a su “derecho a la autodefensa” ante las “intenciones hostiles” de EE.UU. en su contra, como las maniobras militares conjuntas Washington-Seúl en la península de Corea.

aaf/rha/mkh

Commentarios