• Una imagen satelital de la montaña Mantap, situada en el noreste de Corea del Norte.
Publicada: sábado, 21 de octubre de 2017 6:17

Las seis pruebas nucleares que ha llevado a cabo Corea del Norte podrían causar un colapso de la montaña Mantap de 2205 metros, advierten los expertos.

El último ensayo que realizó Pyongyang el pasado 3 de septiembre movió a Mantap, al noreste del país asiático, de una manera parecida a como lo haría un terremoto de magnitud 6,3 y desde entonces el área ha vivido tres terremotos más, según informó el viernes el diario The Washington Post.

“Lo que vemos en Corea del Norte es un tipo de estrés en el terreno”, remarcó Paul G. Richards, un sismólogo de la Universidad de Columbia, para luego precisar que “en esa parte del mundo, había estrés en el terreno pero las explosiones los han exacerbado”.

Desde el año 2006, el Gobierno del líder norcoreano, Kim Jong-un, ha realizado seis pruebas nucleares, todas a través de excavar túneles bajo Mantap, en una reacción, según Pyongyang, a las provocaciones de EE.UU. y Corea del Sur en la península.

Lo que vemos en Corea del Norte es un tipo de estrés en el terreno”, remarcó Paul G. Richards, un sismólogo de la Universidad de Columbia.

 

The Washington Post citó también a científicos chinos, quienes advirtieron que futuras pruebas nucleares podrían causar que la montaña colapse y que expulse la radiación de la detonación que provocan los ensayos.

Además, subrayó que Mantap está sufriendo de un síndrome de cansancio (“tired mountain síndrome”), según los analistas Frank V. Pabian y Jack Liu, quienes habían advertido en 2001 de los sitios de pruebas atómicas de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Los terremotos también ocurrieron en el sitio de pruebas nucleares de Estados Unidos en Nevada después de las detonaciones allí, recordó el informe del rotativo estadounidense.

“La experiencia que tuvimos en el sitio de pruebas de Nevada y las décadas de monitoreo de los principales sitios de prueba de la URSS en Kazajistán mostraron que después de una gran explosión nuclear, pueden suceder muchas otras cosas importantes”, culminó el sismólogo Richards.

bhr/ktg/hnb

Comentarios