• Un misil no identificado que podría ser el Hwasong-12 se exhibe durante un desfile militar en Pyongyang, 15 de abril de 2017.
Publicada: viernes, 14 de julio de 2017 16:48
Actualizada: viernes, 14 de julio de 2017 18:25

Corea del Norte ha advertido este viernes que las tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur no estarán a salvo de sus misiles donde quiera que estén.

La advertencia se produce días después de que el Octavo Ejército de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur inauguró su nueva sede en la ciudad de Pyeongtaek, provincia de Gyeonggi (a unos 70 kilómetros al sur de Seúl), después de una década de retraso en la reubicación de la base.

La ceremonia de apertura tuvo lugar el martes y marcó el fin de la presencia de 64 años de las tropas norteamericanas en la base de Yongsan en el centro de Seúl (capital surcoreana).

Un portavoz de las fuerzas norcoreanas estacionadas en la aldea fronteriza de Panmunjom —donde se firmó el Acuerdo de Armisticio de Corea que puso fin a la Guerra de Corea 1950-53—, ha advertido que las tropas estadounidenses independientemente de la ubicación, no pueden evitar los disparos despiadados de Pyongyang.

“Cuanto más grande sea la base militar estadounidense, más efectivamente nuestros militares pueden atacar sus objetivos”, ha informado la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA, citando al vocero.

Ha asegurado que el Ejército Popular de Corea (EPC) espera una orden de su líder, Kim Jong-un, para “destruir a los imperialistas estadounidenses”. “Si Estados Unidos se aferra a una confrontación militar imprudente a pesar de nuestra advertencia, no puede evitar un final miserable”, ha alertado.

Si Estados Unidos se aferra a una confrontación militar imprudente a pesar de nuestra advertencia, no puede evitar un final miserable”, ha alertado un portavoz de las fuerzas norcoreanas estacionadas en la aldea fronteriza de Panmunjom.

 

Alrededor de 28.500 soldados estadounidenses están estacionados en Corea del Sur como un legado de la Guerra de Corea, que terminó con una tregua en vez de un tratado de paz.

Corea del Norte ha denunciado durante años la presencia militar estadounidense cerca de sus fronteras, así como los ejercicios anuales entre Seúl y Washington, considerándolos como un ensayo de guerra para invadir su territorio.

ftm/ktg/alg/rba

Comentarios