• Washington y Seúl adelantan despliegue del THAAD en Corea del Sur
Publicada: lunes, 17 de abril de 2017 9:58
Actualizada: lunes, 17 de abril de 2017 14:16

EE.UU. y Corea del Sur, en medio de las tensiones con Pyongyang, acuerdan este ‎lunes adelantar la instalación del sistema antimisiles THAAD en suelo surcoreano.‎

La decisión se anunció en una rueda de prensa conjunta entre el primer ministro surcoreano, Hwang Kyo-ahn, y el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, en Seúl, capital surcoreana.

“Hemos acordado reforzar más el nivel de la preparación de la alianza Corea del Sur-Estados Unidos, que corresponde a las amenazas que supone Corea del Norte, con el despliegue rápido del THAAD (siglas en inglés de sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud)”, ha indicado Hwang, que es también presidente en funciones del país asiático, citado por la agencia francesa de noticias AFP.

Hemos acordado reforzar más el nivel de la preparación de la alianza Corea del Sur-Estados Unidos, que corresponde a las amenazas que supone Corea del Norte, con el despliegue rápido del THAAD”, ha indicado el primer ministro y presidente en funciones de Korea del Sur, Hwang Kyo-ahn.

Pence, por su parte, ha advertido a Corea del Norte de que no ponga a prueba la “determinación” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o la “potencia” del Ejército estadounidense.

“Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en esta región”, ha recomendado el alto político estadounidense a Pyongyang.

Pence ha aprovechado la oportunidad para transmitir también la “preocupación” de la Casa Blanca por las medidas económicas adoptadas por China en respuesta al despliegue de un escudo antimisiles estadounidense en Corea del Sur.

 

La Cancillería de China ha vuelto este lunes a transmitir la oposición de Pekín al despliegue del THAAD de Estados Unidos en la península coreana y, a la vez, ha urgido a todas las partes involucradas a que trabajen juntas para mantener la paz y estabilidad en la región.

Washington está aumentando cada vez más su presencia militar en la península coreana bajo el pretexto de "proteger" a los países aliados ante la amenaza que supone Corea del Norte. Por su parte, Pyongyang considera que persiguen una intervención militar en suelo norcoreano.

A primeras horas del domingo, Pyongyang probó un misil que, de acuerdo con Seúl y Washington, resultó un fracaso. No obstante, el ensayo fue un proceso ordinario y sirvió “para aumentar las capacidades de las fuerzas de disuasión nuclear del país”, según Corea del Norte.

ask/nii/

Comentarios