• El líder norcoreano, Kim Jong-un, durante un acto oficial con las tropas del Ejército, 21 de diciembre de 2016.
Publicada: martes, 27 de diciembre de 2016 16:31
Actualizada: martes, 27 de diciembre de 2016 19:01

El líder de Corea del Norte idea completar el desarrollo de armas nucleares para finales de 2017 y no tiene planes de detenerse, según indican medios surcoreanos.

El exnúmero dos de la embajada norcoreana en Londres (capital británica), Thae Yong-ho, quien desertó el pasado mes de julio, ha realizado tales declaraciones este martes a la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

También ha sostenido que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, considera el 2017 como el periodo más apropiado para concluir sus planes de desarrollar armas nucleares, ya que, en ese año, tanto EE.UU. como Corea del Sur contarán con nuevas administraciones.

Mientras Kim Jong-un permanezca (en el poder), Corea del Norte nunca abandonará sus armas nucleares... Tampoco renunciará a ellas, incluso si se ofreciese al país un billón o diez billones de dólares a cambio", ha asegurado Thae Yong-ho, el exnúmero dos de la embajada norcoreana en Londres (capital británica).

Además, ha resaltado que el Gobierno norcoreano no frenará sus planes pese a los incentivos económicos que ofrezcan los países occidentales.

"Mientras Kim Jong-un permanezca (en el poder), Corea del Norte nunca abandonará sus armas nucleares... Tampoco renunciará a ellas, incluso si se ofreciese al país un billón o diez billones de dólares a cambio", ha asegurado Thae.

 

Debido a los procedimientos políticos internos en EE.UU y Corea del Sur, explica Thae, el Ejecutivo de Kim Jong-un prevé que estos países no podrán adoptar medidas militares para controlar el desarrollo nuclear norcoreano.

El desertor norcoreano también ha informado de los planes de Pyongyang para iniciar diálogos con los nuevos Gobiernos de Washington y Seúl para reconocer al país como un Estado nuclear.

No obstante, agrega Thae, hasta llegar a su objetivo, Pyongyang seguirá amenazando con realizar otras pruebas nucleares y provocaciones militares, a fin de frustrar las políticas de imponer más sanciones a Corea del Norte.

En su opinión, el Gobierno norcoreano cree que tales provocaciones cambiarán las líneas políticas de EE.UU. y Corea del Sur hasta encauzarlas hacia una estabilidad.

Corea del Norte realizó el pasado mes de septiembre su último ensayo de misiles en respuesta a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur—incluido el Sistema de Defensa del Área de Gran Altitud Terminal (THAAD, por sus siglas en inglés)— en territorio surcoreano, prácticas condenadas por Pyongyang y que llevaron a este país asiático a amenazar a Seúl y Washington con un “ataque nuclear preventivo”.

myd/anz/mkh/rba

Comentarios