• Un sistema de radar del Ejército de China, presentado en la exposición nacional World Radar Expo.
Publicada: sábado, 24 de abril de 2021 9:38

China, gracias a sus radares avanzados, ha mejorado su capacidad para rastrear aviones furtivos estadounidenses.

Durante la exposición de tres días World Radar Expo, celebrado en la ciudad de Nanjing, el Instituto de Investigación N.º 14 del gigante asiático mostró tres tipos de radares antisigilo: el radar de vigilancia 3D de YLC-8E, el SLC-7, y el radar versátil YLC-48.

El sistema YLC-8E cuenta con una avanzada tecnología de procesamiento de datos capaz de detectar los aviones, incluso los aviones furtivos de quinta generación, y misiles de crucero que vuelan a altitudes medias y bajas.

El SLC-7, por su parte, detecta una gama más amplia de objetivos, incluidos aviones furtivos, helicópteros, drones, misiles de crucero, misiles balísticos tácticos y objetivos del espacio cercano, así como proyectiles de artillería y misiles, mientras el radar YLC-48 detecta objetivos lentos, pequeños y de baja altitud, según el instituto chino, citado el viernes por el diario local Global Times.

China está desarrollando sistemas más avanzados, como radares de ondas métricas, cuánticos y láser para mejorar aún más las capacidades de seguimiento del Ejército chino”, afirma Song Zhongping, comentarista militar y ex instructor del Ejército Popular de Liberación (EPL).

El experto ha añadido que China tiene como objetivo integrar los sistemas de radar en todo el país en una sola red de alerta temprana.

 

La exposición, que finaliza el sábado, presenta también los equipos militares y civiles para la industria aeroespacial, de la aviación y del transporte, y aparatos para la detección.

Un informe del Servicio de Investigación del Congreso de EE.UU. advirtió en agosto de 2020 de que China supera con creces al país norteamericano en tecnologías militares de vanguardia como inteligencia artificial y computación cuántica.

El reciente avance militar de China se da a conocer en medio del aumento de las tensiones entre Pekín y Washington, entre otros, por el aumento alarmante de la presencia militar de Estados Unidos en la región Asia-Pacífico, sobre todo en las disputadas aguas del mar del Sur de China y el estrecho de Taiwán.

msm/mkh