• La fuerza del Ejército Popular de Liberación de China durante el 87 aniversario del Día del Ejército, celebrado en la base militar de la ciudad de Qingdao, en la provincia de Shandong.
Publicada: miércoles, 19 de abril de 2017 17:11
Actualizada: miércoles, 19 de abril de 2017 17:38

El presidente de China anunció una reestructuración del Ejército y aseguró que las nuevas reformas buscan ‘construir una fuerza de combate indestructible’.

Las nuevas reformas, la segunda fase de una serie de cambios que ha introducido el mandatario Xi Jinping en las Fuerzas Armadas de China, crea una estructura centrada en 84 unidades, que el jefe de Estado ha defendido como "una parte crucial de un nuevo sistema", según informó el martes la agencia china de noticias Xinhua.

Estos cambios, que ponen el mayor énfasis en las nuevas capacidades incluyendo el ciberespacio, la guerra electrónica e informática, constituyen un paso que "fortalecerá a las Fuerzas Armadas a través de la reforma", aseguró ayer Xi.

El presidente reclamó, además, a estas nuevas unidades que "salvaguarden los intereses de China a nivel de soberanía, seguridad y desarrollo", al tiempo que recalcó que existen "garantías políticas" para respaldar esta reestructuración del Ejército.

Xi, quien es también comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de China, destacó la importancia de impulsar la ciencia, la tecnología y la capacidad de combate a la hora de mejorar las capacidades de las Fuerzas Armadas.

Desde 2015, China está llevando a cabo una profunda reforma militar. Esta incluye el despido de 300.000 de sus 2,3 millones de fuerzas, la reestructuración de sus mandos y la inversión en tecnología puntera, especialmente para la Marina y la Fuerza Aérea.

 

Informes de medios chinos han especulado que el segundo portaaviones del país —y su primer buque de este tipo de construcción nacional—será lanzado el domingo, en el aniversario de la fundación de la Marina.

Los expertos militares opinan que la Armada china mediante la mejora de su capacidad naval busca controlar la presencia global marítima de Estados Unidos sobre todo en las aguas del Pacífico, —alrededor de los mares del Sur y del Este de China —donde el gigante asiático está implicado en una antigua disputa territorial con varios de sus vecinos asiáticos.

Mientras EE.UU. defiende su derecho a la libre navegación en las aguas disputadas por China en el Pacífico, el país asiático denuncia a su vez, la militarización de la zona por Washington, y le acusa de buscar ‘hegemonía marítima’ en esa región.  

ftm/ncl/alg/hnb