• Un destructor USS Decatur (DDG-73) en las aguas del mar de la China Meridional.
Publicada: sábado, 22 de octubre de 2016 8:06

El Ministerio Defensa chino denuncia el ‘ilegal y provocador’ cruce de un buque de EE.UU. cerca de las islas reclamadas por Pekín en el mar de la China Meridional.

“El ingreso (del buque estadounidense) en las aguas territoriales chinas es un acto ilegal grave y un acto deliberadamente provocador”, así enfatizó la cartera en un comunicado emitido la noche del viernes.

La emisión de la nota responde al envío del destructor USS Decatur (DDG-73) cerca de las islas Paracel, controladas por China, mientras Vietnam y Taiwán también reivindican su soberanía.

El ingreso (del buque estadounidense) en las aguas territoriales chinas es un acto ilegal grave y un acto deliberadamente provocador”, enfatiza el Ministerio de Defensa de China.

Según el comunicado, tras el ingreso estadounidense en las aguas territoriales chinas y cerca de las islas Paracel, dos buques chinos disuadieron al navío continuar su ruta.

En una postura similar, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China tachó el viernes en un comunicado que esa medida de EE.UU. “viola gravemente la soberanía y los intereses de seguridad de China”.

Luego de considerarlo también como una violación a “las leyes chinas e internacionales”, la nota de la Cancillería china pide explicaciones al Gobierno de Washington sobre este asunto.

 

De hecho, el Departamento de Estado de EE.UU. sostiene que el buque que maniobraba en la zona no ingresó en aguas chinas cerca de las islas, pero que sí cruzó por una parte del océano que reclama China.

Las disputas entre China y EE.UU. sobre las islas Paracel se agravaron en febrero pasado cuando la cadena estadounidense Fox News sacó a la luz imágenes del desplazamiento de misiles avanzados por parte de China en la isla de Woody, parte de Paracel, en el mar de la China Meridional. Pekín y Washington se acusan de militarizar la zona.

China reclama la mayor parte del Mar de China, incluyendo zonas cercanas a las costas de muchos países del sudeste asiático. También reivindica que su soberanía sobre las islas artificiales es “indiscutible”.

tas/rha/hnb

Comentarios