• El cardenal Ricardo Ezzati en Santiago de Chile, 23 de marzo de 2019. (foto: AFP)
Publicada: sábado, 23 de marzo de 2019 16:37

El papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati, imputado por encubrir agresiones sexuales en Chile por parte de sacerdotes.

A través de un comunicado, el Vaticano ha anunciado este sábado la aceptación de la renuncia del cardenal Ezzati, arzobispo de Santiago de Chile, investigado por la justicia local por encubrir delitos sexuales contra menores y adultos.

Francisco ha designado en su lugar al obispo Celestino Aós Braco como encargado de la archidiócesis capitalina, mientras se oficializa el nombramiento de un nuevo arzobispo.

El cardenal chileno dimitió en mayo de 2018 junto a todos los cardenales del país latinoamericano por un escándalo de agresiones sexuales.

La renuncia de Ezzati se acepta después de que una corte rechazara el viernes una petición de sobreseimiento definitivo hecha por parte de la defensa del religioso, quien ha dicho no obstante en varias ocasiones que es inocente.

 

La Fiscalía Nacional de Chile recibió el viernes del Estado Vaticano más de 20 documentos de un total de más de 200 páginas, para la investigación de agresiones sexuales cometidas por clérigos y laicos relacionados con la Iglesia Católica.

Según los datos del Vaticano, hay en el momento 158 casos vigentes que involucran a 219 personas investigadas y 241 víctimas, de las que 123 eran menores de edad en el momento de cometerse los hechos.

La credibilidad de la jerarquía católica se hundió en 2018, cuando se divulgaron informes de agresiones sexuales y encubrimientos en varios países, entre ellos Chile y Estados Unidos.

En febrero, por primera vez en la historia, 200 líderes de la Iglesia católica de todo el mundo se reunieron a petición del papa Francisco para impulsar una nueva cultura de responsabilidad y castigar a los obispos y superiores religiosos que no hubieran protegido a los jóvenes de sacerdotes depredadores, pero la reunión terminó sin acciones concretas, lo que decepcionó a muchos católicos.

Según un informe de la organización ECA Global publicado en septiembre de 2018, unos 100 000 menores han sufrido agresiones y abusos por parte de miembros de la Iglesia en EE.UU., Canadá, Australia, Irlanda, Holanda, Chile, Argentina, Alemania y España, entre otros países. Con anterioridad, el papa había confesado el fracaso de la institución ante estos crímenes repugnantes.

mtk/mla/mjs

Comentarios