• El primer ministro de Haití, Ariel Henry, observa durante una ceremonia en Puerto Príncipe, la capital, 20 de julio de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 11 de septiembre de 2021 9:56

El fiscal de Puerto Príncipe (capital de Haití) llama al premier Ariel Henry a declarar en el marco de las investigaciones por el asesinato del presidente Moise.

Bed-Ford Claude, fiscal a cargo de la acusación en el caso del magnicidio del presidente de Haití, ha invitado al primer ministro a declarar la próxima semana después de que se revelara que Henry mantuvo un contacto telefónico con el exfuncionario Félix Badio, presuntamente uno de los cerebros del crimen.

Con el fin de verificar el contenido de estas conversaciones para un posible escrito de acusación complementario que se enviará al juez encargado del caso, el jefe de la acusación penal le agradecería que, si lo desea, se presente en la fiscalía de su jurisdicción el martes 14 de septiembre”, ha escrito el fiscal en una carta al primer ministro, recogida este sábado por los medios.

El informe, que baraja la posibilidad de la implicación de Henry en el magnicidio, ha salpicado al primer ministro, cuya dimisión ya demandan la Agrupación de Intelectuales y Profesionales Haitianos de Ultramar (RIPHO), entre otros grupos y figuras.

 

El pasado 7 de junio, un grupo de individuos armados atacó la residencia privada del presidente haitiano, ubicada en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe. El mandatario murió como consecuencias de las heridas de bala, mientras que su esposa, Martine Moise, resultó herida, pero ha logrado recuperarse.

De acuerdo con la información facilitada por la Policía haitiana, 44 personas han sido detenidas en relación al magnicidio, entre ellas figuran 12 miembros de esa institución, así como 18 colombianos, en su mayoría militares retirados, y otros seis haitianos, tres de ellos con nacionalidad estadounidense.

Ese crimen organizado ha agravado la interminable crisis en la que está sumido el empobrecido país caribeño, azotado por inestabilidad política, corrupción, la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, entre otros desastres, como el reciente terremoto de magnitud 7,2 registrado a principios de agosto que mató al menos a 2200 personas.

ftm/ncl/mkh