• El ministro de Exteriores de Catar, Mohamad Abdulrahman al-Thani, habla durante la sesión de inauguración del X foro de Al-Jazeera.
Publicada: miércoles, 31 de mayo de 2017 15:27
Actualizada: miércoles, 31 de mayo de 2017 16:02

El ministro de Exteriores de Catar hace reproches a los medios saudíes y emiratíes en momentos de alta tensión entre los vecinos árabes del Golfo Pérsico.

“Hay un remedio para cada herida, salvo para la falta de ética, que no tiene cura”, tuiteó el martes el ministro de Asuntos Exteriores catarí, Mohamad Abdulrahman al-Thani.

Con esas palabras, el canciller citaba un dicho del primer Imam de los musulmanes chiíes, el Imam Ali (la paz sea con él), para condenar la guerra mediática lanzada contra Doha por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La historia empezó hace una semana, cuando la agencia de noticias oficial catarí QNA publicó declaraciones atribuidas al emir catarí, Tamim bin Hamad Al Thani, que tocaban temas de política regional muy sensibles, incluidos los vínculos con Irán y el régimen de Israel y con referencias a las relaciones de Doha con el presidente estadounidense, Donald Trump.

Si bien poco después las autoridades cataríes indicaron que piratas informáticos de origen desconocido habían hackeado la página web de la agencia y publicado en ella información falsa, los medios de comunicación saudíes atacaron a Catar acusándolo de haber “traicionado” a los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico).

Hay un remedio para cada herida, salvo para la falta de ética, que no tiene cura”, tuiteó el ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamad Abdulrahman al-Thani.

 

En la referida campaña mediática contra Catar y en reacción a las supuestas declaraciones del emir, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, y Baréin bloquearon el acceso a la página del canal de televisión catarí Al-Jazeera, entre otros medios, acto que, según un informe publicado el domingo en el portal catarí Al-Watan, pone de relieve que la divulgación de tal información falsa era un plan prediseñado para aislar a Catar.

Al-Watan señalaba además que ese plan fue acordado en secreto entre Estados Unidos, Riad y Abu Dabi durante el reciente viaje del presidente estadounidense a Oriente Medio, un complot que según indicaba el informe empezará con un golpe de Estado en Catar.

Según defienden varios expertos y analistas regionales, el reciente viaje de Trump a la región ha causado una brecha cada vez más grande entre los monarcas árabes.

mnz/mla/alg/nal

Comentarios