• El canciller de Brasil, Mauro Vieira, pronuncia un discurso en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G20 en Río de Janeiro, 21 de febrero de 2022.
Publicada: jueves, 22 de febrero de 2024 22:58

El canciller de Brasil dijo que el G20 cree que las instituciones multilaterales, sobre todo el CSNU, necesitan reformas para adaptarse a la coyuntura mundial.

Finalizadas las reuniones de ministros de Asuntos Exteriores del G20 —el grupo que reúne las 20 mayores economías del mundo— que se desarrollaron en Río de Janeiro los días 21 y 22 de febrero, Mauro Vieira hizo un balance de las sesiones en una declaración emitida este jueves.

El jefe de la Diplomacia brasileña destacó que, en la sesión en la que se abordó la reforma de la gobernanza global, “todos” estuvieron de acuerdo en que las principales instituciones multilaterales deberían reformarse para adaptarse a los desafíos del mundo actual.

Todos mencionaron la necesidad de impulsar las discusiones sobre la reforma de la Organización (de las Naciones Unidas), especialmente de su Consejo de Seguridad, con la inclusión de nuevos miembros permanentes y no permanentes, especialmente de América Latina, el Caribe y África”, precisó Vieira.

Actualmente, los miembros con asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) son Rusia, Estados Unidos, China, Francia y Reino Unido, la misma configuración desde la fundación de la organización.

Para Brasil, la reforma del sistema de gobernanza global es urgente y prioritaria” y las propuestas de otros países que piden desde hace tiempo la entrada en el CSNU “deben ser efectivamente debatidas”, resaltó Vieira.

Asimismo, expresó su satisfacción de que los ministros del G20 aceptaran reunirse en septiembre, al margen de la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, para promover un “llamado a la acción” a favor de una reforma de la gobernanza global.

Es inaceptable la parálisis del CSNU

El miércoles, en su discurso ante el G20, el canciller brasileño dijo que la “parálisis del Consejo de Seguridad en relación con los conflictos en curso implica directamente la pérdida de vidas inocentes”.

El discurso de Vieira se produjo un día después del tercer veto estadounidense a una propuesta de alto el fuego para el conflicto en la Franja de Gaza en el Consejo de Seguridad, que es el órgano más poderoso de Naciones Unidas y es capaz de definir acciones obligatorias para los 193 Estados miembros de la ONU.

Aunque no tiene poder de decisión, la reunión del G20 tiene la capacidad de guiar los debates entre las mayores economías del mundo y fomentar acuerdos bilaterales e iniciativas multilaterales en los ámbitos económico, político y social.  

ncl/mrg