• Agentes de Policía de Río de Janeiro en una operación contra el narcotráfico en el barrio de Jacarezino, 6 de mayo de 2021.
Publicada: viernes, 7 de mayo de 2021 14:13

La Fiscalía de Río de Janeiro anuncia que abrirá una investigación sobre abuso policial tras una operación en la favela que se ha saldado con 25 muertes.

El jueves, la policía civil de Río de Janeiro de Brasil desarrolló un operativo contra el narcotráfico en la favela de Jacarezinho, que se saldó con al menos 25 muertos, entre ellos, un agente de policía, baleado por la cabeza.

Según la plataforma Fogo Cruzado RJ—una plataforma digital colaborativa con datos sobre violencia armada en las regiones metropolitanas de Río y Recife—, el hecho es la mayor masacre registrada en una favela.

Al respecto, el Ministerio Público de Río de Janeiro, mediante un comunicado, informó la misma jornada que tras las denuncias de organizaciones sociales y habitantes de la zona sobre abusos policiales ocurridos durante el operativo, realizará una investigación “independiente” sobre la tragedia.

Asimismo, el Ministerio brasileño en su nota consideró el acto como el más letal en la historia de Brasil, y señaló la “extrema y reconocida gravedad” del suceso. Así como, aseguró aplicar todo lo necesario para ejercer la justicia.

“La Fiscalía de Río viene adoptando todas las medidas para verificar los fundamentos y circunstancias que rodearon el operativo y las muertes resultantes de la intervención policial, de permitir la apertura de una investigación independiente para verificar los hechos, con la adopción de las medidas de rendición de cuentas aplicables”, menciona la nota.

A su vez, algunas organizaciones internacionales han criticado el operativo y lo han calificado de “matanza”, como Amnistía Internacional (AI), y la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de Brasil, entre otras.

Por su parte, la Policía Civil de Río de Janeiro defendió la operación, al asegurar que estuvo “muy planificado” y cumplió con todos los protocolos previstos en este tipo de situaciones. También, alegó que los muertos “eran criminales, bandidos, traficantes y homicidas, intentaron matar a los policías y no hubo más remedio que repeler esa injusta agresión”.

sbr/tmv/hnb